La reforma política se tratará antes de fin de año

El proyecto será presentado por la Presidenta el miércoles próximo
Con la presencia de la militancia habitual, la presidenta Cristina Kirchner presentará el miércoles próximo el proyecto de reforma política, que promueve un sistema de comicios internos abiertos, obligatorios y simultáneos para elegir candidatos a presidente y legisladores nacionales.

La intención del Gobierno es conseguir la aprobación de la ley antes del recambio legislativo del 10 de diciembre, cuando el kirchnerismo perderá la supremacía parlamentaria.

"La idea es que estos anteproyectos sean presentados la semana que viene y, por supuesto, si podemos tratarlos este año, mejor", dijo ayer el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a cargo de la redacción de las iniciativas que anunciará la Presidenta.

Encuesta: ¿Cómo considera la iniciativa oficial de tratar en el Congreso a la reforma política antes del 10 de diciembre?

Acertada

Entendible

Cuestionable

Desacertada

No sabe

Votar Ver resultados

Una de las medidas que provocarán más polémica en los partidos más chicos es que quien quiera presentarse como candidato deberá obtener, al menos, el 3% de los votos del padrón general. De esa manera, las fuerzas políticas más pequeñas podrían ver fuertemente restringido el acceso a una candidatura nacional. Esto las obligará a formar alianzas para concretar sus postulaciones. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, lo explicó ayer con ironía. "Vamos a estar todos garantizados de que los que se presentan tienen detrás una masa crítica que los acompaña y los clubes de admiradores no podrán presentarse; tendrán que tener forma de partido político con afiliados que los respalden".

El proyecto, tal como adelantó LA NACION, prevé un sistema de elecciones internas copiado del que se emplea en la provincia de Santa Fe. El Gobierno impulsará que en 2011, unos meses antes de las elecciones generales del cuarto domingo de octubre, todos los partidos definan el mismo día y en todo el país a sus candidatos. Las primarias serán obligatorias para todos los ciudadanos, independientemente de que estén afiliados o no a un partido.

Aunque el Gobierno lo niegue, el proyecto cierra el círculo para la candidatura presidencial de Néstor Kirchner. Y si bien gran parte de los partidos coinciden en instalar las primarias para definir las postulaciones, entrevén una jugada a la medida del ex presidente.

El proyecto del Gobierno que será debatido por el Congreso antes de que finalice el año prevé que ningún candidato podrá presentarse si antes no pasó por la elección interna. Tampoco podrá competir aquel que haya perdido. En la Casa Rosada refuerzan que Kirchner mantiene hoy un 30% del electorado en la provincia de Buenos Aires, y que en el resto del país controla al peronismo, lo que le posibilitaría mediante su alianza con los gobernadores dejar en el camino a otros competidores internos, como el senador santafecino Carlos Reutemann o el ex presidente Eduardo Duhalde.

La candidatura de Kirchner

"Nosotros podríamos, con la mayoría que tenemos en el Congreso del PJ, ungir a Kirchner como candidato del peronismo, pero, la verdad, no nos parece que ése sea el camino", se defendió Randazzo en declaraciones radiales. Lo cierto es que el Gobierno deberá explicar el cambio de postura, ya que fue Kirchner quien en 2006 derogó el mecanismo de internas partidarias abiertas y simultáneas.

La iniciativa dejará en el camino los ensayos electorales a los que supo apelar el ex presidente durante otros comicios. Según adelantó a LA NACION uno de los hombres que trabajan en el proyecto, se eliminarán las llamadas listas colectoras y las espejo. Como las internas involucrarán tanto las candidaturas presidenciales como las de los cargos de senadores y diputados nacionales, un postulante presidencial sólo podrá llevar en la misma boleta una única lista de legisladores. Tampoco un candidato podrá presentar más de una boleta, con su nombre y distinto partido, lo que se conoce como las listas espejo, que inundan con el nombre de un mismo postulante el cuarto oscuro.

Uno de los avances más novedosos del proyecto del oficialismo será la prohibición de fondos privados para la campaña audiovisual. La iniciativa que presentará la Presidenta establece que el Estado se hará cargo de la publicidad de los partidos tanto en radio como en televisión, un rubro que se lleva entre el 70% y el 90% del gasto total en una campaña electoral.

El esquema que se implementará será similar al que rige actualmente con el sistema que sortea el Gobierno en cada período legislativo para los espacios gratuitos de publicidad. La mitad del monto total se dividirá en partes iguales para todos los partidos y la otra mitad será proporcional a la cantidad de votos que haya sacado cada fuerza en la última elección.

Aunque la oposición planteó durante la última campaña reformar el sistema de votación, con la introducción del voto electrónico o la boleta única, el oficialismo abandonó por ahora esa pelea. Ninguna de las dos propuestas formará parte del paquete de medidas que Cristina Kirchner presentará en la Casa Rosada.

Los cambios

* Elecciones internas. El Gobierno quiere aplicar en las elecciones presidenciales un sistema similar al que se usa en Santa Fe para definir el gobernador: la idea es que todos los partidos voten el mismo día y en todo el país a sus candidatos, en elecciones obligatorias.

* Listas de fantasía. No se tocará la lista sábana, pero se intentará prohibir sistemas polémicos, como las colectoras y las listas espejo. Es decir, un candidato presidencial sólo podrá llevar en la misma boleta una única lista de legisladores y no podrá presentar más de un partido con su nombre

* Piso electoral. Se propicia una restricción para que el que quiera presentarse como candidato alcance en las internas al menos el 3 por ciento de votos del padrón general. Eso limitará la cantidad de postulantes presidenciales y obligará a construir alianzas.

* Financiamiento. Se prohibirá la publicidad privada en televisión y los candidatos sólo podrán hacer propaganda en espacios cedidos por el Estado, repartidos según el peso electoral de cada fuerza.

Comentá la nota