Reforma política: Pasó, sin susto, en Diputados

El proyecto que establece elecciones primarias abiertas y obligatorias fue aprobada con 136 votos a favor y 99 en contra. Ya fue girado al Senado.
La Cámara de Diputados aprobó ayer y envió al Senado el proyecto de reforma política impulsado por el Ejecutivo, que establece la realización de elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para todos los partidos, entre otras cuestiones.

La iniciativa fue aprobada por 136 votos contra 99 y se sancionó en general y en particular en una misma votación.

Por tratarse de la modificación de leyes lectorales, y de acuerdo a la Constitución, la norma debía aprobarse con el respaldo de más de 129 diputados. Al cerrar el debate, el titular del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, aseguró que el proyecto de reforma política "es una muy buena ley" y sostuvo que "es mentira que favorece el bipartidismo". Rossi consideró además que la iniciativa "va a acotar la distancia de la política con la gente", al destacar la importancia de la realización de las primarias abiertas, que quedan establecidas en la ley.

Previamente y al defender el proyecto, el diputado del Frente para la Victoria, Jorge Landau, defendió la norma y afirmó que "queremos un sistema de partidos políticos plurales pero reales y fuertes, con candidatos con fuertes convicciones políticas".

En esa línea, Landau afirmó que, por esa razón, el oficialismo aceptó introducir más de cincuenta modificaciones a la iniciativa original, reclamadas por otras fuerzas políticas.

Desde el radicalismo, Pedro Azcoiti adelantó que su bloque votaría en contra del proyecto por considerarlo "sólo electoral" y entender que eso "no alcanza", aunque dijo coincidir con algunos de sus postulados generales.

Desde el PRO, Esteban Bullrich, opinó que el proyecto "cambia las reglas unilateralmente" y es "tremendamente conservador".

El Frejuli, a través del cordobés César Albrisi, sostuvo que la reforma política "es un tema pendiente" y afirmó que "para nada se cierra en esta reunión" el debate de la reforma política.

Las voces más duras contra el proyecto fueron de los bloques de centro-izquierda, aliados eventuales del oficialismo, del SI, Encuentro Popular y Social y Proyecto Sur. Al rechazar la propuesta oficial, el bonaerense del SI apuntó que "la primera reforma política debe ser la cuestión social", reconoció que "a diferencia de otros proyectos que sí apoyamos, hoy no estamos de acuerdo con el corazón de esta iniciativa" que son "las internas abiertas" porque en lugar de reordenar "el sistema político" se creó para resolver las internas "del PJ y la del Acuerdo Cívico".

El eje de la reforma es la realización de elecciones primarias abiertas, obligatorias y simultáneas en todos los partidos, el segundo domingo de agosto del año electoral correspondiente. Entre los cambios incorporados, "se reduce a 1,5 por ciento" el piso de los votos para poder pasar a la elección general contra el 3 por ciento que decía el proyecto original, un punto que afectaba a los partidos chicos. Además, se bajó el piso electoral para conservar la personería del 3 al 2 por ciento del padrón electoral del distrito correspondiente y se mantiene el requisito actual de la inscripción en cinco jurisdicciones para que un partido sea nacional.

Comentá la nota