Una reforma para eliminar adversarios

La Casa Rosada envió al Congreso un proyecto de ley que prevé la implementación de las primarias abiertas, obligatorias y simultáneas. También aumenta los requisitos para que los partidos presenten candidatos.
Cristina Fernández de Kirchner lanzó ayer en la Casa Rosada el proyecto de reforma política con el que pretende resucitar el sistema de partidos y afianzar el bipartidismo en Argentina. "Estamos proponiendo por primera vez la institucionalización del sistema de internas abiertas obligatorias y vinculantes para todos y luego de esas primarias los ciudadanos sepan que lo que votaron allí serán sus representantes en la otra elección", afirmó.

La Presidenta puso especial énfasis en destacar que se limitará el tiempo y el gasto de los candidatos en publicidad en medios audiovisuales y aseguró que habrá igualdad para todos los partidos políticos. "Nadie va a necesitar contratar un espacio de publicidad. El Código Electoral previó siempre asignaciones de espacios gratuitos", aseguró. Con eso, el oficialismo busca aventar nuevos disgustos como el que le propinó el empresario Francisco de Narváez en las elecciones de junio en la provincia de Buenos Aires.

En primera fila, la escuchaban gobernadores, intendentes, representantes de organismos de derechos humanos, sindicalistas como Hugo Moyano e incluso la jueza electoral María Romilda Servini de Cubría.

La Presidenta afirmó que no "hay ninguna pulseada" con la oposición y consideró que el proyecto que envió al Congreso es "perfectible". El punto más cuestionado es el que les exigirá a todos los partidos un piso del 3% de los votos emitidos en la primaria. Fernández de Kirchner volvió a elogiar el sistema que rige en Santa Fe. "Allí, el sistema fue propuesto por el peronismo y llevó a la victoria al socialismo", dijo.

Fernández de Kirchner afirmó que hoy existen 33 partidos en el orden nacional y 638 en todo el país. Los especialistas del gobierno nacional contrastan esas cifras con las que les acercó el ex presidente del Instituto Federal Electoral de México, Luis Carlos Ugalde. En ese país, con 75 millones de electores, sólo cinco partidos presentaron candidatos presidenciales en las últimas elecciones. En Argentina, con 27 millones de votantes, los candidatos fueron 16.

La iniciativa oficial obligará a gobernadores e intendentes a precipitar sus alianzas y su estrategia electoral. Julio Cobos tendrá que anticipar su renuncia a la vicepresidencia si quiere ser candidato y Eduardo Duhalde decidir si irá en busca de la presidencia o no.

Desde la residencia de Olivos, ordenaron a la tropa kirchnerista que la reforma se apruebe antes de noviembre en la Cámara de Diputados, según confiaron a Crítica de la Argentina fuentes oficiales. El bloque que conduce Agustín Rossi necesita imprimirle velocidad al trámite porque el proyecto deberá pasar por las comisiones de Asuntos Constitucionales, Legislación General y Presupuesto y Hacienda. Después del 10 de diciembre, aprobarla será muy complicado: el Frente para la Victoria verá disminuida su tropa –apenas superará los 90 legisladores– y las pequeñas agrupaciones –partidos provinciales y de centroizquierda, que fueron clave para otras votaciones– no acompañarían la iniciativa. El kirchnerismo necesitaría además mayoría especial, la mitad más uno del total de miembros. De ahí, la iniciativa irá al Senado, donde las sesiones ordinarias culminan a fines de noviembre.

Él no fue, pero se lanzó "Kirchner 2011"

El mismo día que el Poder Ejecutivo lanzó el proyecto de reforma de las leyes electoral, de partidos políticos y financiamiento de las campañas, el microcentro porteño apareció ayer empapelado con afiches que promocionaban la supuesta candidatura del ex presidente para regresar al cargo. La pegatina con la leyenda "Ahora Néstor Kirchner 2011" llevaba la firma de las agrupaciones Frente Transversal, Frente Grande, Militancia Social, Partido Intransigente, Corriente Martín Fierro, Partido Comunista Congreso Extraordinario y Comedor Los Pibes. "Es la mejor opción para continuar con el proyecto nacional", afirmó el diputado K Edgardo Depetri.

OPINIÓN

Contra la tercera fuerza

Fernando "Pino" Solanas

Hoy el PJ y la UCR, corresponsables de estas décadas de honda crisis, vaciamiento, mediocridad y saqueo, buscan unirse para impedir que surja una nueva fuerza, nacional y federal, que pueda ser la tercera opción real en las elecciones de 2011. Enmascarado como modernización electoral, lo que se oculta es un pacto de gobernabilidad del modelo neoliberal que aún subsiste. Es lo viejo que se resiste a morir.

En políticas concretas, es el régimen de endeudamiento, la vuelta al FMI, la continuidad en la entrega de los recursos naturales y la impunidad sobre los graves delitos contra el patrimonio público.

Los mismos que ahora proponen esta Ley de Internas Abiertas, Simultáneas y Obligatorias en 2003 se vieron beneficiados suspendiéndola; en 2006 la derogaron para elegir a la futura presidenta a dedo sin pasar por internas; en 2007 recurrieron al robo sistemático de boletas; en 2009 a las listas testimoniales, colectoras y espejos, y hoy ante la seguridad de que con estas reglas de juego pierden en 2011, reinstalan la vieja ley como último intento de preservar el poder. Las reglas se adecúan conforme a los intereses coyunturales de los que gobiernan, con el consiguiente deterioro de la calidad institucional y la pérdida de credibilidad.

Una democracia se enriquece con la diversidad y la participación de todos. La propuesta de sesgar las minorías es una manifestación autoritaria. Conlleva una intención implícita de atribuir culpas y responsabilidades a los partidos pequeños cuando del fracaso es responsable el bipartidismo. En el marco de un deseo colectivo de democratización del sistema político y adornado con medidas correctas y de avanzada, se esconde un intento de proscripción.

Sí, queremos una reforma que democratice a los partidos, pero rechazamos las cláusulas discriminatorias que encierra el proyecto del gobierno nacional y que intenta proscribir la tercera opción, que se está construyendo con fuerza en toda la república.

Hay un pueblo que está esperando y que está cansado de optar entre Frankenstein o Drácula. Insistimos: alerta, argentinos. Impedir que se ejecute esta trampa es responsabilidad de todos.

Comentá la nota