La reforma judicial de Macri tiene pocos defensores

La reforma judicial de Macri tiene pocos defensores
Esta vez, el rechazo a la reforma judicial que impulsa el PRO llegó de boca de los propios miembros de la Justicia. La asesora tutelar porteña, Laura Musa; la defensora adjunta Graciela Christie y el juez Contencioso Administrativo Vicente Cataldo coincidieron en que las modificaciones son un "verdadero retroceso" en la protección de las garantías constitucionales y "limitan el acceso a la Justicia" de los más desposeídos. Sus críticas fueron parte de una jornada de discusión organizada por Liliana Parada, Sergio Abrevaya y Gonzalo Ruanova, los únicos tres legisladores integrantes de la Comisión de Justicia que rechazaron de plano el dictamen de mayoría del macrismo.
El polémico proyecto busca modificar el Código de Procedimiento del Fuero Contencioso Administrativo y Tributario, para avanzar en dos puntos claves: la recusación sin causa de los jueces y la restricción de la herramienta del recurso de amparo.

Tanto Musa como Christe analizaron los perjuicios directos que ocasionaría la aprobación de tales reformas sobre quienes necesitan, justamente, mayor protección. "El recurso de amparo es fundamental. Nosotros nos presentamos ante la Justicia para que repare o reponga los derechos de los menores de edad que el Estado porteño vulnera", explicó Musa. Y puso un ejemplo cercano: semanas atrás, la asesoría presentó un amparo para que el gobierno porteño les brinde albergue a los chicos que tienen el alta médica pero siguen encerrados en psiquiátricos porque no tienen familia. A partir de esa presentación, un juez ordenó a la gestión macrista que dé una respuesta urgente.

Para quienes participaron de la jornada de ayer, la posibilidad de que el Ejecutivo recuse a los jueces sin causa explícita sería otro obstáculo en este tipo de procesos. La Defensoría a la que pertenece Christe representa a quienes no pueden pagar un abogado para reclamar por sus derechos. "Una persona que vive en la calle no puede esperar mucho tiempo para que se le dé un subsidio o alguna otra solución. Para que se hagan efectivos sus derechos es que existe la herramienta de la cautelar", indicó Christe frente a miembros de organizaciones sociales, de derechos humanos y de trabajadores judiciales. El juez Cataldo también sentó posición. Señaló que la reforma "ataca especialmente las innovaciones que incorporó el Código" y apuntó contra el presidente de la Comisión de Justicia, Martín Borrelli. El macrista calificó a quienes se oponen a su proyecto como "garantistas". "Es curioso: usó el término con cierto tono descalificador, como antes usaban ‘zurdito’. ¿Nos acusan de querer defender las garantías constitucionales?", se preguntó.

Comentá la nota