Reforma Fiscal: Scioli busca la 'mediación' de los intendentes

Necesitado de votos opositores para allanar la aprobación de la Reforma Impositiva que le devuelva más dinero, el gobernador negociará con los intendentes de la oposición para que sean ellos quienes manden a sus legisladores a aprobar el pedido de Scioli. Como contrapartida –y señuelo-, el gobernador les prometerá a los jefes comunales pagarle con creces la mediación, enviándoles más recursos hacia los municipios.
Círculo virtuoso, con ganancias para todos: la oposición vota la Reforma impositiva que elevará la recaudación provincial y terminará descentralizando más dinero hacia los Municipios. Tampoco es una promesa novedosa que Scioli sacó de la galera necesitado de votos: la norma -que al fin y al cabo es del Ejecutivo- propone, explícito, más fondos para la comuna.

La estrategia, según publica en su edición de hoy el matutino platense Diagonales, ya está en marcha, y consiste en que el propio Scioli intente que los intendentes de todas las fuerzas "insten a los legisladores a sancionar rápido la ley tributaria de 2010 que incluye subas de impuestos para lo que queda de este año".

La mediación de los alcaldes no será gratuita: necesitados también ellos de recursos, la Provincia prometió engrosar los depósitos en sus cuentas, además de darles un rol protagónico en la Agencia de Recaudación bonaerense, ARBA.

La estrategia de seducción a los intendentes para que sean ellos –y no el oficialismo en Legislatura- quienes ‘convenzan’ a sus Diputados y Senadores votarle la iniciativa a Scioli, responde a la necesidad del gobernador de sacar la Ley cuánto antes, para aplicar –tal como la norma prevé- el nuevo cuadro impositivo antes que cierre el año.

Desde la oposición, son varios los legisladores que no están convencidos de tratar la norma la semana que empieza, tal como se lo propuso el oficialismo. Reclaman, con criterio, "más tiempo" para –si quiera- leer la letra chica de una Ley intrincada, plagadas de tecnicismos y anexos lógicos en este tipo de proyectos.

En Diputados, donde el oficialismo tiene quórum justo, Scioli volverá a tocar a los intendentes radicales y cobistas, quienes pueden reunir catorce votos. Fue el hándicap que el año pasado le garantizó la sanción de la reforma tributaria sin correr riesgos.

Para persuadirlos usará el mismo argumento que aquella vez: con la ley, habrá más plata para los distritos. Y de hecho el proyecto así lo establece con dos medidas: la posibilidad de cobrar deudas por patentes de autos más nuevos y fijar nuevas valuaciones de vehículos, y el giro del 20% de lo recaudado por el impuesto a la transmisión Gratuita de Bienes.

Comentá la nota