Reforma Constitucional en Rio Negro

He leído y escuchado distintas opiniones de dirigentes importantes de mi partido sobre la tan mentada Reforma Constitucional. Algunos sostienen que es la oportunidad, otros que no es el momento, todos nos hemos manifestado como reformistas, la mayoría -por no decir la totalidad de los partidos políticos y por ende sus dirigentes-, son reformistas; no sólo de la Constitución, si no de la realidad, ya que la inserción de una persona en la vida política de un partido u organismo lo es a los fines de poder transformar la realidad y mejorar así la calidad de vida de todos.
Ahora bien, como decía al principio, he escuchado a dirigentes, entre ellos al más importante de mi partido y de mi provincia que es el Señor Gobernador, decir convencidamente y acertadamente que la reforma debe ser un proceso social desde abajo hacia arriba, que comprenda a todos o a la mayoría del arco social e institucional de nuestra provincia, organizaciones no gubernamentales, instituciones intermedias, colegios y asociaciones de profesionales, juntas vecinales, etc.

Ese es el debate que nuestro gobernador quiere y al que adhiero, con las diferencias de aquellos que ya nos hemos expresado en cuanto a su oportunidad.

Estoy seguro que mi gobernador no propicia ni acuerda en el debate mediático de dirigentes de nuestro partido, a los que siempre nos solicita mayor esfuerzo y compromiso en solucionar los inconvenientes de la gestión de gobierno.

Amigos radicales, demos el debate en la sociedad, demos el debate donde corresponda, la sociedad nos pide muchas cosas, legítimas todas, pero nos solicita madurez política, que es trabajo diario para solucionar sus inconvenientes y participación, démosle los canales necesarios, para que participen, para que se expresen y escuchemos lo que nos dicen, aún con nuestras miradas distintas, aceptemos el mensaje que nos den, que seguramente será la única manera de saber si es necesario, si es la oportunidad o si no lo es.

No descalifiquemos a quienes tienen un punto de vista diferente, sepamos escuchar y sepamos aceptar lo que escuchamos.

Los invito a debatir con seriedad, sin agredir, sin descalificaciones entre nosotros, pero fundamentalmente con respeto con el conjunto de la sociedad de Río Negro. (APP)

Comentá la nota