Reflexiones en mexicano

Los ex presidentes de Chile Ricardo Lagos, y de Uruguay Julio María Sanguinetti, y los ex primeros ministros de España Felipe González, y de Italia Romano Prodi se reunieron ayer en Ciudad de México para discutir cómo evitar la recesión en medio de la crisis financiera internacional.
Los medios mexicanos los llaman el Grupo Reflexión. Llegaron el lunes y se quedarán el resto de la semana para participar del foro titulado “México ante la crisis; ¿qué hacer para crecer”, organizado por el Senado nacional. El lunes almorzaron con el anfitrión, el presidente Felipe Calderón, quien aprovechó para presentarles su plan anticrisis. Los ex mandatarios aplaudieron cortésmente y dejaron las críticas solapadas para más tarde. En el encuentro de ayer con la dirigencia del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), los gurúes se relajaron.

Según el diario local Milenio, los cuatro coincidieron en que la lucha contra la delincuencia no se puede dirigir sólo a través de la policía y las fuerzas de seguridad. En los últimos dos años, Calderón desplegó decenas de miles de soldados para combatir el narcotráfico y los secuestros. El líder del PRD, Jesús Ortega, no sólo recordó las cada vez más denuncias de violaciones a los derechos humanos, sino también que la situación de la seguridad empeoró. Los cuatro ex mandatarios coincidieron en que la violencia callejera en el país, producto principalmente del crimen organizado, es similar a la que sufrió Colombia en los años ochenta.

En el plano económico, tanto la izquierda como la derecha mexicana estuvieron de acuerdo con los invitados en que México debe acercarse a América latina para superar esta nueva crisis financiera mundial. El ex presidente chileno Lagos avanzó un paso más en el discurso panamericano y propuso “salirse de la lógica neoliberal” para entrar en consonancia con los gobiernos de la región. “Lo que se deba hacer en el corto plazo, debe hacerse bien y rápido”, agregó el líder socialista.

Mientras en México se habló de cómo preservar el sistema de capitalismo global, en Belém los movimientos sociales latinoamericanos y algunos mandatarios se reunían en el Foro Social Mundial para pensar en la posibilidad de un mundo diferente.

Comentá la nota