Reflejo del estado de la sociedad

Por Henoch Aguiar

He aquí la ley. Se abrirán nuevos concursos de radio y televisión. Habrá nuevas voces. El Comfer dejará de estar intervenido y será gobernado por un directorio colegiado y plural, de diferentes orígenes. ¡Qué bueno!

La nueva autoridad de aplicación sólo adjudica los medios pequeños y medianos. Los medios importantes, en las ocho principales ciudades del país, serán adjudicados por el Poder Ejecutivo. También todos los nuevos canales digitales de televisión. ¡Qué malo!

Se incentivan la producción nacional, la creación de programación propia, la música, la publicidad y el cine nacionales. Se protege a la audiencia con el defensor del público y, muy especialmente, a la infancia. Entusiasma. Se prohíbe que los canales y cables puedan comercializar en todo el país más de una señal. Quienes tienen capacidad para generar diferentes contenidos no la pueden aprovechar. Es como obligar a una fábrica de autos a comercializar un único modelo. Desalienta.

Se controlan los monopolios; se fragmentan espacios demasiado consolidados. Alegría de unos. Se quiebran certezas jurídicas. Enojo de otros. Entrarán nuevos emisores por la puerta grande, merecidamente, porque fueron largamente discriminados. Y se colarán por las rendijas contratistas de obras públicas y amigos de circunstancia del poder, fieles servidores hoy y alegres traicioneros del mañana.

La discusión y la sanción de la ley reflejaron nuestro estado de sociedad. Volaron epítetos como cuchillazos de malevos de barrio. Reñidero de intereses. Con honrosas excepciones, la ley se enriqueció poco y se descalificó al otro en demasía.

Pensar contra el otro y no con él. Los medios y el Gobierno se hundieron en el destructor juego del enemigo. Ninguno hizo autocrítica de los errores que cometieron y que todos conocemos. Tendremos que aprender a construir un nosotros, un espacio que nos albergue sin las dolorosas estridencias de quienes sólo acusan, quizá porque no saben construir.

El autor fue secretario de Comunicación de la Nación

Comentá la nota