Referentes sociales y funcionarios debaten sobre los objetivos para el Tucumán de 2016

Depuraron el documento preliminar que apunta al crecimiento sostenido de la provincia.
El documento preliminar de los Lineamientos Estratégicos para el Desarrollo de Tucumán 2016-2020 se acerca a su versión definitiva. Durante septiembre se llevó a cabo la segunda instancia de debates entre representantes de alrededor de 90 asociaciones civiles y de cerca de 80 organismos estatales. El objetivo central de los talleres era someter el borrador a la crítica de los participantes -y que estos realicen aportes-, a fin de que el texto final consensuara las metas sociales, productivas, económicas y ambientales hacia donde debe caminar la provincia, en vistas al Bicentenario y a los años subsiguientes.

El secretario de Planeamiento de la Provincia, Julio Saguir -impulsor del documento y de los debates-, se mostró satisfecho por los resultados, y destacó que el diálogo cordial y heterogéneo mejoró sensiblemente el proyecto original. "Una de las modificaciones principales, de carácter estructural, tiene que ver con que se sintetizaron los ejes del proyecto; de tres (económico-productivo, social y ambiental) pasaron a dos. El último se integró a los dos primeros, pero se mantuvieron sus metas", explicó.

La primera etapa de la discusión se dio en mayo, en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio -ideado por las Naciones Unidas- y del Plan Estratégico Territorial -diseñado por el Ministerio de Planificación Federal, de la Nación.

Mejorías

Saguir enumeró algunas de las mejorías que se sustanciaron en diversos núcleos temáticos. En el aspecto económico, productivo y de sustentabilidad ambiental, se logró incorporar metas relacionadas con la informalidad de la economía y con los costos de producción de las empresas, incluso aquellos de índole tributario. Y el concepto de ordenamiento territorial, que no estaba contemplado en el primer documento, se agregó como elemento clave, alrededor del cual se estructuran diversos objetivos económicos.

Otra modificación que se destaca es el replanteo de las metas que giran en torno de la desocupación y del trabajo. El proyecto original había sido redactado antes del estallido de la crisis económica internacional, por lo que las referencias a estas cuestiones se consignaban en un escenario de crecimiento. Tras los debates entre la sociedad civil y el Gobierno, se actualizaron estos parámetros, pues se tuvo en cuenta la realidad económica actual.

Algo similar ocurrió con las perspectivas sobre la pobreza y sobre la indigencia. En un primer momento habían sido contempladas desde un plano más favorable; durante los talleres se las reorientó en atención al crac global.

La versión depurada y afinada de los Lineamientos Estratégicos para el Desarrollo de Tucumán permitirá consolidar los planes y programas necesarios para asegurar la consecución de las metas hacia el Bicentenario de 2016.

El proceso de elaboración del documento preliminar comenzó a fines de 2005, con el trabajo de equipos interministeriales, para organizar el diseño básico de las políticas públicas a futuro. La intención desde un primer momento era que la invitación al diálogo a sectores de la sociedad civil funcione como una segunda etapa.

El último paso devuelve la responsabilidad al Estado, ya que este debe garantizar que se cumplan las metas propuestas por los participantes de los debates.

Comentá la nota