Referentes de los sindicatos buscan ser convocados por el jefe comunal

Los representantes de los gremios que nuclean a los trabajadores municipales expusieron su disconformidad ante el Departamento Ejecutivo que aún no ha pautado un encuentro para debatir los incrementos salariales. Los dirigentes informaron las gestiones que, desde el último acuerdo, llevan realizadas hasta la fecha.
DE LA REDACCION. Ayer en horas de la tarde los gremios que tienen ámbito de acción en el Municipio de Pergamino se reunieron para brindar una conferencia de prensa en torno al aumento salarial de los trabajadores para el próximo año. Se encontraban presentes los referentes de cada uno de los sindicatos: Daniel González y Oscar Velázquez en representación de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Sergio Pizzano referente de la Unión Personal Civil de la Nación (Upcn), Ramón Tomasello por el Sindicato de Obreros y Empleados de la Municipalidad (SOEM), y Sergio Alaniz, subdelegado del Sindicato de Obras Sanitarias Buenos Aires (Sosba).

Los dirigentes hicieron hincapié en las gestiones que están llevando adelante las cuatro organizaciones sindicales en referencia a las políticas salariales del año venidero teniendo en cuenta que ya se ha elevado el presupuesto para dicho período el cual plantea un incremento cercano al 38% en masa salarial. En torno a esta cuestión Daniel González, secretario general de ATE declaró: “En el presupuesto de 2008 la masa salarial era de 30 millones de pesos y en el de 2009 está previsto que ascienda a 41 millones seiscientos mil pesos”. Esta definición del Ejecutivo de la política salarial trae aparejado ciertos planteos de parte de los gremios.

A fin de demostrar el trabajo efectuado por los gremios en lo concerniente a los incrementos en los haberes de los empleados municipales el dirigente de ATE reveló que el 6 de octubre las organizaciones realizaron el pedido de audiencia al intendente municipal, solicitud que fue reiterada a mediados de ese mes. Luego de las demandas se concretó el encuentro entre los representantes sindicales y la máxima autoridad local. Durante esa cita los referentes expusieron su preocupación con relación a los sueldos. En esa oportunidad Héctor Gutiérrez efectuó una propuesta, la cual consistía en trasladar el aumento que fuera acordado en agosto en el Ministerio de Trabajo que tenía carácter de no remunerativo, a los sueldos básicos en tres cuotas. La primera de ella en enero, la segunda en abril y la última en junio. En todas ellas el porcentaje de aumento fue estipulado en un 6,66%. Este ofrecimiento fue totalmente rechazado por las organizaciones gremiales ya que no satisface las demandas de los trabajadores.

Solicitud de los gremios

El dirigente expuso que se solicita al jefe comunal que el total de la diferencia entre la masa salarial de 2008 y 2009, que alcanza una suma de 11 millones aproximadamente, sea distribuido entre los trabajadores. Luego de escuchar la propuesta de los dirigentes Gutiérrez declaró que los convocaría a una nueva reunión para los primeros días de noviembre. Después de un tiempo prudencial y considerando que la convocatoria no se efectivizaría los miembros de las organizaciones sindicales concretaron otra presentación al Departamento Ejecutivo solicitando una nueva audiencia con fecha 2 de diciembre donde además se elevaba una propuesta de aumento salarial para el personal municipal.

Cabe destacar que los dirigentes han mantenido una reunión con la Comisión de Presupuesto y Cuentas, área a la que se le explicó las solicitudes efectuadas al intendente.

Necesidad de diálogo

Según Oscar Velázquez el debate salarial debe darse en profundidad con seriedad planteando reivindicaciones a derechos legítimos. “Nosotros tenemos un cálculo aproximado porque la documentación fehaciente y certera sólo es manejada por el Departamento Ejecutivo. Estimamos que la inclusión de las sumas no remunerativas al mes de enero y durante todo 2009 no debe superar los cinco millones de pesos. Si estamos hablando que hay más de once millones de incremento en masa salarial con algún margen de error podríamos decir que tenemos una suma similar para el aumento complementario del año que viene. Blanquear esta suma, que hoy se paga en negro llevaría cinco millones en los trece meses, incluido aguinaldo en 2009, y una suma similar sería la disponible para el aumento complementario que estamos demandando para los trabajadores municipales. Los porcentajes son frutos de un debate y una discusión que hasta ahora no hemos podido concretar porque no fuimos convocados”, explicó Velázquez.

No se prevé la concreción de paros

En cuanto a la concreción de posibles medidas de fuerza los dirigentes informaron que por el momento no hay jornadas de paro planteadas. Serán planificadas por los trabajadores si esa fuera su intención. “Cuando el personal estime que los tiempos de espera están agotados ellos mismos serán los que inicien protestas”, señaló Daniel González (ATE).

Los miembros de las organizaciones sindicales manifestaron su disconformidad ya que aguardan con ansias el momento en que sean convocados por el jefe comunal. En este sentido el representante de Upcn Sergio Pizarro expresó: “Si en la Municipalidad, en la partida de personal hay once millones seiscientos mil pesos más para el año venidero queremos que ese monto se distribuya entre los trabajadores, por partes iguales, a partir del 1º de enero de 2009. Queremos que el intendente se siente con nosotros a charlar para discutir básicamente esto porque el diálogo se establece entre dos partes. Estamos esperando que Gutiérrez nos convoque porque en el Ministerio de Trabajo se dejó en claro que esa suma, no remunerativa, pasaba a los básicos en enero del año que viene”. Por este motivo los gremialistas buscan que el intendente les garantice a los empleados el traspaso pautado. También anhelan saber cuál va a ser el porcentaje del dinero sobrante que estará destinado a la masa salarial del personal municipal.

Preocupaciones varias

Desde las organizaciones sindicales varias son las preocupaciones que se mantienen. En primer lugar se aspira a resolver la cuestión salarial antes de fin de año para que los empleados puedan tener mayor seguridad con relación a los incrementos que van a percibir, además es importante manifestar que los trabajadores pasivos al momento de realizar el acuerdo no advirtieron aumento salarial. “Los trabajadores pasivos tienen una movilidad jubilatoria y si los aumentos no son remunerativos ellos no pueden percibirlos”, declaró Daniel González.

Otra de las dificultades que registran los gremialistas es la dilatación en el tratamiento del presupuesto que no sólo es importante por el tema correspondiente a la masa salarial sino que también es relevante para toda la sociedad local.

Para finalizar el dirigente manifestó: “Nos preocupa que no se puedan definir estas políticas salariales en un plazo perentorio para garantizar todas estas cuestiones que venimos planteando en forma legítima, entendiendo que los recursos están y que faltan definiciones para sentarnos a discutir esta distribución de la masa salarial”.

Comentá la nota