Referente del sector asegura que los valores no se derrumbarán

La empresaria de bienes raíces Haydée Burgueño desalentó la especulación. Sostuvo que los precios no caerán como en el 2003. Dijo también que este año se registran menos alquileres para el verano.
La crisis internacional no sólo genera consecuencias reales en la economía doméstica, sino también efectos psicológicos y especulación. Esos tres factores se verifican también en el mercado inmobiliario local, un sector que, según la empresaria de bienes raíces Haydée Burgueño –de extensa trayectoria en el distrito-, "es muy sensible a los cambios concretos y a los rumores".

Al ser entrevistada durante el programa Materia Prima que se emite por FM Plaza (92.1 Mhz), la productora inmobiliaria manifestó, entre otros conceptos, que a raíz del colapso financiero mundial "se ha frenado mucho el mercado normal".

-¿Qué sería eso?

-Esa compra del que necesita una vivienda, o fundamentalmente del que hace un cambio, porque el que necesita y tiene el dinero ahorrado piensa que si no compra hoy quizás no pueda comprar más; entonces en esos casos todavía sigue habiendo algo de movimiento. El otro movimiento está en el que está buscando las oportunidades; ese no desaparece nunca, es el que está buscando lo que vale 100 en 40 y terminan comprando en 60. Pero la realidad es que se ha frenado bastante.

-¿El producto de los alquileres de temporada es cada vez menos fuerte en Pilar?

-Este año fundamentalmente hemos notado que han disminuido muchísimo los alquileres. Pensábamos que la razón fuese muy probablemente que los valores en Pilar están muy cercanos o son superiores a los de cualquier lugar de la Costa. Es el monto que se pide lo que ha detenido el interés; yo creo que en detrimento de Pilar han crecido otras zonas con menor valor mensual.

Precios congelados

-¿La actual situación congeló los precios?

-Los precios se congelaron en un valor que ya era alto. Lo que sí pasa es que el propietario está más dispuesto a bajar. Los valores han llegado a este punto porque Pilar se ha ido posicionando como un destino de mucho nivel y fueron subiendo año a año. Hay alquileres de temporada en los que se está pidiendo 10 mil dólares por mes; es muy difícil conseguir un público para esto, pero existe.

-¿Es escasa la oferta?

-Oferta hay, es un poco menor pero hay. Y demanda hay muchísima, nosotros este fin de semana recibimos 60 pedidos pero ninguno en los valores en los que está la mercadería. Pensamos que se va a ir ajustando. Tal vez se vayan cerrando hacia fin de año y no como en otras épocas que a esta altura ya estaba el 50% como mínimo alquilado. Tal vez se concreten operaciones porque estas crisis también traen otro tipo de problemas, como el del que no quiere alejarse de sus negocios pero igual quiere darle a su familia vacaciones. O sea, si los valores se ajustan, creo que todavía puede salvarse la temporada.

-¿Qué haría usted si tuviera que hacer hoy una inversión en el mercado inmobiliario?

-Yo creo que los valores no se van a derrumbar. Lo que pasa es que la gente tiene muy fresco lo del 2002/2003 y piensa que los valores se van a derrumbar como en esa época, pero es muy distinta la situación. En ese momento, el mercado estaba en dólares y se pesificó; es decir que bajó a un tercio el valor de la propiedad. La construcción también se pesificó y entonces el valor de reposición era muy inferior a lo que en dólares habíamos estado pidiendo por las viviendas; se derrumbaron los valores de las viviendas pero no es éste el caso. Ahora, el valor del dólar y el del peso están prácticamente donde tienen que estar.

Comentá la nota