La refacción de la avenida de la Travesía comienza a fin de mes

Los 3.200 metros de la avenida de la Travesía son vitales para la conexión vial de la zona noroeste de la ciudad con el centro.

Luego de un par de intentos fallidos, la demorada refacción de la avenida de la Travesía en su tramo total de 3.200 metros entre Avellaneda y Sorrento comenzará a fin de mes. Obra compleja y estratégica para el ordenamiento vial y urbano del noroeste de la ciudad, fue adjudicada a la empresa casildense Rava, con la cual el gobierno santafesino firmará esta semana un contrato por 45.375.000 pesos. En principio los trabajos, que además de la repavimentación completa incluyen un tendido de desagües y cloacas, deberían concluirse a mediados de 2010.

En rigor, el proyecto para reconstruir la avenida de la Travesía data de 2005, durante la gobernación de Obeid. Sin embargo, dos procesos licitatorios a tal fin resultaron fallidos (ver aparte) y en junio de este año el gobierno de Hermes Binner realizó un nuevo llamado.

Si bien el presupuesto contemplaba un costo de 37 millones de pesos, la apertura de sobres en agosto mostró otros cálculos, ya que las siete ofertas recibidas estuvieron entre 45 y 52 millones de pesos. La elección recayó sobre la más baja, la de Rava SA de Construcciones. La empresa casildense que actualmente trabaja en refacciones sobre la ruta 90, cerca de Melincué (ver página 15), propuso hacer los trabajos por un total de 45.374.959 pesos.

Según el administrador general de la Dirección Provincial de Vialidad, Jorge Placenzotti, la obra ya cuenta con partidas presupuestarias para diciembre de este año, los doce meses de 2009 y los cinco de 2010.

Clave. La avenida de la Travesía es una traza irregular que une, como una diagonal paralela a Alberdi por el oeste, el bulevar Avellaneda con Sorrento. Por su ubicación, es clave a la hora de mejorar el tránsito desde los ingresos a la ciudad por el norte y el aeropuerto, ya que es el paso más directo hasta el parque Scalabrini Ortiz, la antesala al centro de la ciudad.

Así, la Travesía conectará ese nodo vial con el acceso a la autopista a Santa Fe a través de la avenida Camino de los Granaderos (refaccionada hace un año) y llegará hasta la ruta 34 por Casiano Casas. En cuanto a la conexión con el aeropuerto de Fisherton, cabe recordar que la avenida Jorge Newbery se convierte, cruzando Circunvalación, en Sorrento.

Complejidad. A partir de este proyecto la avenida tendrá doble mano y cantero central. "Es una obra urbana de alto impacto que demandará mucha mano de obra. No es para nada sencilla, porque además de demoler todo el pavimento existente y hacer de nuevo la carpeta de concreto asfáltico y la calzada de hormigón, hay que realizar excavaciones para colocar caños cloacales y desagües", señaló Placenzotti, y añadió que la traza, "más allá de pequeñas correcciones, seguirá siendo la misma".

En este sentido, el funcionario adelantó que, por su complejidad, la obra arrancará en varios frentes. "En algunos tramos habrá que cavar hasta 6 metros, porque habrá que relocalizar conductos de gas, electricidad y telefonía". Además, en el marco de la inversión se cuenta todo lo relativo a parquización, forestación, veredas, mobiliario urbano, semaforización e iluminación.

Mudanza. Estos planes incluían la relocalización de un asentamiento irregular de unas cuarenta familias emplazado sobre Pacheco, entre Sorrento y pasaje Alvarez. En principio, las opciones para el traslado eran terrenos cercanos a Travesía o en barrio Cristalería. Sin embargo, mientras ese plan está por definirse se decidió que no altere la viabilidad de las obras viales.

"Esa cuestión —explicó Placenzotti— corre por cuenta de la Municipalidad, así como lo que tiene que ver con los estudios hidráulicos para cloacas y desagües. Por lo pronto, lo que se acordó es que la obra se va realizar de todas maneras, más allá de que se concrete o no la relocalización de esas cuarenta familias".

Comentá la nota