Se redujo la producción azucarera en La Esperanza

Llegó en la zafra 2009 a 67.800 toneladas, un 20% menos que la del año anterior. También se redujo el cultivo de caña.

"Cumplimos un nuevo ciclo en que no ha sido fácil llevar adelante el proceso. Esperamos que las autoridades tomen la decisión política de finalizar este proceso, como también, que se realicen las resoluciones judiciales que permitan llevar adelante por fin la liquidación de la empresa, posibilitando de esta manera, que venga alguien que pueda hacer las inversiones que este ingenio necesita y merece. Esta empresa, como ingenio, es una joya, realmente tiene un potencial maravilloso que con los recursos necesarios, puede producir mucho y muy bien, para que viva toda la comunidad de La Esperanza y su zona de influencia y resolver este problema que se viene arrastrando durante tanto tiempo. Hacemos votos para que el destino de esta empresa tenga un final a corto". Estos fueron los conceptos pronunciados por los integrantes de la sindicatura César Pedano y Edmundo Cura, luego de la misa de acción de gracia que se ofició el lunes, dando por finalizada la Zafra 2009 en el Ingenio La Esperanza.

Indicaron que son muchos los factores que incidieron en la dicha merma productiva, como por ejemplo, la oposición a la venta del ingenio sin tener resuelto el financiamiento para continuar, la negativa para que se consiga un financiamiento externo, en términos similares a los que se realizaron en años anteriores y la tardanza de la ayuda financiera que había comprometido el Estado.

Manifestaron que con la interrupción de la licitación del año pasado (porque se esperaba vender el ingenio), la no venta, provocó que la sindicatura tuviera que afrontar con recursos propios toda la interzafra.

En ese contexto, explicaron que la ayuda financiera que se recibió del Estado provincial, no fue suficiente para poder hacer una interzafra normal, como por ejemplo, las inversiones en campo.

"La asistencia llegó cuando ya no tenía sentido abonar los campos, porque ya había pasado el tiempo de hacerlo, la naturaleza tiene sus tiempos, y si no se hacen en tiempo y forma, se pierde la posibilidad de resolver. Esto implicó una reducción bastante e importante en la caña propia producida. Por otro lado, dichos fondos llegaron también tarde para realizar algunas reparaciones, por lo que se hizo lo mínimo imprescindible como para poder funcionar", acotaron despues.

Agregaron que "el resultado fue una disminución importante que ronda el 20%, obteniendo 67.800 toneladas de azúcar", manifestando también que si bien están muy agradecidos por la ayuda financiera recibida del Gobierno. "Lamentablemente llegó tarde, cuando no podía abonar, cuando no consiguieron turnos para enviar los elementos que debían ser reparados en los talleres especializados, porque todos los ingenios salen a contratar esos servicios y no se consiguieron fácilmente los turnos.

Interzafra busca recursos

"Terminó la zafra y empezamos a trabajar para la interzafra del año que viene. Se hicieron las inversiones en insumo para las tareas culturales de campo con el proceso de abonar para obtener la mayor cantidad de materia prima y evitar la pérdida que hemos sufrido en este año. Estamos esperando que nos eleven los presupuestos y ver que nivel de reparaciones hacen falta realizar en fábrica para el proceso de una zafra normal", sostuvieron los síndicos, tras apuntar que ello les permitiría tener una base para gestionar los recursos necesarios para afrontar la próxima interzafra, si es que no hay una resolución política ni judicial tan necesaria.

Pedano y Cura coincidieron al referir que cuando comenzó la molienda 2009, todo hacía prever que iba a ser una de las zafras más difícil, complicadas, pero expusieron que si se hace un análisis, se podría decir que tuvieron dos tipos de resultados, uno económico con números que ya se preveían y otro social, que es al que siempre apostó la sindicatura dentro de su gestión y que radicaba en preservar la fuente de trabajo.

"Por noveno año consecutivo, mantuvimos la fuente de trabajo, en forma directa para los 1900 trabajadores e indirectamente para toda una comunidad que nos rodea. Por eso creemos que desde el punto de vista social el resultado fue positivo. Evidentemente no se consigue en forma individual, sino que es un trabajo colectivo entre la sindicatura, los trabajadores y proveedores, cañeros independientes, entre otros. Nosotros seguimos apostando al futuro", prosiguieron los síndicos, valorando el trabajo realizado por todas las partes que integran el ingenio.

Comentá la nota