Se redujeron las denuncias de turistas durante enero

Se redujeron las denuncias de turistas durante enero
Si bien el titular de la Omic había anticipado que esperaba que se duplicaran en la segunda quincena, confirmó que cayeron un 30%.
Contradiciendo los pronósticos que preveían una duplicación de denuncias por parte de turistas en la Oficina Municipal de Información al Consumidor (Omic), su titular Pablo Discala señaló que en lo que va de enero sólo se radicaron poco menos de 30 quejas, lo que representa una disminución aproximada del 30% en el número de denuncias respecto a 2009.

A principios de este año, el director de la dependencia municipal confió a El Atlántico que aguardaban por una multiplicación en las quejas radicadas por turistas. Sin embargo, y en contraposición, la cifra se redujo. "El año pasado recibimos poco más de 40 y hasta el momento sólo hay 28", evidenció Discala, que entendió que la merma en el nivel de denuncias guarda relación con el mayor compromiso asumido por el empresariado local y los dueños de comercios que, "claramente están brindando un mejor servicio y atención a quienes visitan Mar del Plata en temporada".

De todos modos, para el funcionario "las gestiones realizadas por la Omic, desde mediados de noviembre, también colaboraron en la disminución de las quejas. "A partir de esa fecha mantuvimos reuniones con algunos sectores que hacen del turismo y que históricamente representaron la mayoría de las denuncias que recibe la oficina", explicó.

Según comentó, las quejas radicadas hasta el momento son por hurtos o problemas de funcionamiento y servicio en hoteles de pocas estrellas ubicados en la zona de la ex terminal. La venta de tiempos compartidos, son la otra gran rama que genera inconvenientes en el turismo. "Son de captación violenta", definió Discala.

Por último, y casi a modo de balance, el titular de la Omic consideró que la disminución en el nivel de denuncias "habla a las claras de una mejora en la tipo y estilo de prestaciones de servicios con las que cuenta Mar del Plata".

POSIBLE MUDANZA

Hace algunas semanas, se conoció que el Municipio afronta dos demandas judiciales: una por irregularidades de pago y otra, directamente, por desalojo. Ambas fueron radicadas por el propietario del local donde actualmente, y hasta el momento, funciona la Omic, en San Martín al 2900.

Pablo García, subsecretario de Gobierno, no descartó que pese a saldar la deuda con el dueño del inmueble, que oscila los 40 y 50 mil pesos, las oficinas deban reubicarse en otro local, ya que el monto de alquiler que ofrece el propietario no es acorde a la cifra que el Municipio puede pagar.

Según informó el funcionario a este medio, desde hace aproximadamente un año el contrato de locación está vencido, motivo por el cual desde la Secretaría de Hacienda no pudieron, por falta de documentación, efectivizar los pagos correspondientes al alquiler de los últimos doce meses. Es decir, se acumuló así una deuda con el dueño del inmueble que oscila, según el funcionario, entre los 40 y 50 mil pesos.

"Desde el Municipio intentamos firmar una renovación de contrato, que en principio era viable porque había acuerdo respecto al monto de alquiler. Pero luego, el propietario pidió una suma que la Comisión de Tasación de la comuna no aprobó. Por eso es que ahora estamos evaluando la posibilidad de trasladar la dependencia", indicó.

Dijo que la resolución respecto a si la Omic seguirá o no desarrollando sus tareas en el actual local se conocerá entre hoy y mañana. "Mantuvimos varias reuniones con la Justicia y el demandante y acordamos buscar una solución al problema. En principio, la Municipalidad dejó en claro que tiene el dinero para saldar la deuda, pero no el suficiente para pagar el monto de alquiler que ofertó el dueño", comentó García. Fueron las autoridades de la Comisión de Tasación quienes no aprobaron ese monto.

De todos modos, y ante la posibilidad de tener que efectuar una mudanza en lo inmediato, el funcionario apuntó que es Discala el que está a cargo de la búsqueda de un nuevo local para trasladar la Omic.

Comentá la nota