Reducen las jornadas laborales a los empleados de la ex curtiembre Yoma

La industria que mantiene ocupadas a más de 600 personas en el departamento Chilecito, reducirá en un 11 por ciento el salario de los operarios y un 15 al personal jerárquico.
Con la crisis sin resolver en el sector textil, la curtiembre de Nonogasta también se sumó a las industrias con medidas tendientes a contener la situación financiera de la empresa, pero que afectan a los trabajadores.

Un día después que el gobernador Luis Beder Herrera reconociera públicamente en Chilecito el compromiso de la brasileña Bom Retiro para mantener los niveles de actividad en el rubro, afectado por la caída de los precios y los mercados internacionales, la empresa anunció un acuerdo con los empleados para poner en marcha a partir de hoy un plan de emergencia por el que reducirá las jornadas de trabajo de todos sus operarios.

El delegado de la Subsecretaría de Trabajo en Chilecito, Arturo Ochova, comunicó que los operarios de la curtiembre solo trabajarán solamente cuatro días a la semana, por los próximos 3 meses.

No obstante aclaró que la negociación quedó sujeta a las condiciones que presente el mercado del cuero en ese tiempo, por lo que no se descarta que si la situación mejora, los operarios podrían volver a la actividad normal antes de mayo.

La decisión adoptada por la empresa "fue avalada por el sindicato que agrupa a los operarios de la empresa, debido a que se adujo un exceso de producción y una fuerte reducción en las exportaciones de curtidos", dijo Ochova.

De esa forma, el funcionario descartó que pueda generarse una crisis social en la región, por la incidencia que la curtidora tiene en la mano de obra ocupada particularmente en Nonogasta y en general en el Departamento Chilecito.

La organización sindical que rubricó el acuerdo fue el flamante Sindicato de Empleados del Cuero de La Rioja, que hace algunos días consiguió el reconocimiento de las autoridades laborales para actuar en la provincia y últimamente era la única agrupación reconocida por el gobierno y la empresa, debido a que Bom Retiro "mantiene una enemistad manifiesta con la Federación del Cuero", informaron fuentes de FATICA que quedó prácticamente desvinculado de la situación de la planta cuando los dos delegados que tenía quedaron desafectados del personal en el reordenamiento de personal efectuado por la nueva administración cuando se hizo cargo.

El dirigente Mario Cáceres le dijo a NUEVA RIOJA que el acuerdo establece que los operarios cobrarán un 11 por ciento menos de su salario, mientras que el personal jerárquico aportará con una quita del 15 por ciento.

El dirigente indicó además que el compromiso de la empresa es abonar el 60 por ciento de los días no trabajados, por lo que la propuesta fue aceptada por unanimidad en la asamblea realizada en la planta.

"Nos propusieron reducir los costos antes de producir despidos y aceptamos", dijo Cáceres al informar que el acuerdo fue puesto en conocimiento de las autoridades laborales para que sea homologado.

La curtiembre de Nonogasta ocupa, a partir de la administración de la empresa brasileña que se hizo cargo de la planta a mediados del año pasado, a 709 personas incluidos operarios, empleados, personal jerárquico y los trabajadores del saladero de Avellaneda en la provincia de Buenos Aires.

De cualquier manera, la situación confirma que tarde o temprano la crisis desatada en los EE.UU. llega a todos los rincones del planeta, ya que las curtiembres radicadas en las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires comenzaron a denunciar situaciones comprometidas desde septiembre del año pasado a raíz de la pérdidas de mercado a nivel internacional.

En este contexto fuentes de la FATICA reconocieron que subsiste "una situación complicada en el sector" que afecta a varias industrias del rubro.

"Se quebró la cadena de pago lo que obstaculiza la continuidad de las actividades", precisó la fuente que indicó que el sindicato está solicitando la asistencia del Estado nacional para sostener las fuentes laborales.

Comentá la nota