Se reduce el microcentro comercial y por eso crece la línea que va de Colón hacia Quintana.

Los precios en el centro son inalcanzables y los pequeños comerciantes eligen vender desde los barrios. La Estación y Villa Italia son dos ejemplos donde se aglomeran cada vez más servicios y rubros diversos para el consumo de clase media. Un local en Tandil puede salir más que en Puerto Madero.
Los locales comerciales desocupados en el microcentro de Tandil son cada vez más y tanto los que se quedan como los que se van más hacia los barrios –o directamente cierran sus puertas- encuentran la misma explicación: con alquileres que van de los 6 mil a 10 mil pesos, y que no tienen techo, es imposible sostener un negocio hoy en día.

Como consecuencia de la reducción del circuito comercial céntrico más tradicional alrededor de la gran manzana central, otras zonas barriales de clase media, en donde los pequeños comerciantes pueden reducir hasta un 50 por ciento por ciento ese costo, se amplían a paso lento pero sin detenerse.

Dos ejemplos, y más que visibles, de esa rotación típica de la crisis son el barrio de la Estación, que con su histórica avenida Colón alberga cada vez más comercios y de los rubros más diversos, y la calle Quintana de la populosa Villa Italia en donde también puede encontrarse de todo.

"La crisis deja huellas en la ciudad, por más que Tandil sea una ciudad con movimiento casi permanente y buen sostén económico. Ya se nota una buena cantidad de locales vacíos, que la gente no puede alquilar o renovar porque llegada la renovación no puede asumir ese gasto. Entonces, ha optado por alquilar otro local en zonas donde los precios son más baratos", reconoció ayer Osvaldo Terni, operador inmobiliario que sigue el fenómeno.

Aseguró que la tendencia es entonces "seguir con la actividad en los barrios, porque no puede soportar el precio alto que se pretende en el centro, por lo tanto unos cuantos se están dejando libres y es preocupante, porque en la zona céntrica estimo que hoy en día hay unos 25 que permanecen desocupados".

Claramente, explicó que eso se está dando "porque directamente la gente no tiene acceso a arrendarlo", y apreció que se están dejando vacíos lugares que tienen un costo de "entre 4 mil y 6 mil pesos por mes".

En esos casos, se trata de lugares de una superficie mínima. "Los costos hoy en día han modificado mucho la comercialización, porque debemos partir de la base que debe pagarse 5 mil pesos de alquiler mensual, más impuestos, personal en blanco, manutención, y otras cosas, hay un costo fijo cuando se abre la persiana del orden de los 10 mil o 12 mil pesos".

Por eso, se preguntó: "¿Cuánto hay que vender un producto o un servicio para pagar todos los gastos y que lógicamente quede un remanente como corresponde, para que el comerciante pueda vivir y le quede alguna ganancia para seguir manejando ese negocio?".

Sobre la posibilidad de que la falta de demanda baje los precios en los próximos meses, especuló que "se puede dar lentamente, pero evidentemente no hay otra salida, que los propietarios tras estar cuatro meses con los locales cerrados deban tentar y bajar precios para alquilarlos. Eso sería una actitud inteligente y creo se va a dar, pero en Tandil que es un poco una isla se da de forma más lenta".

Si esa baja no se da, Terni anticipó que directamente "no los van a poder alquilar".

En economía los números mandan y para aquellos que la reducción está al orden del día, trasladarse 5 cuadras hasta avenida Colón o 20 a Villa Italia, o inclusive hacerlo hacia avenida Perón, puede reducirle en un 50 por ciento o más el gasto fijo por locación –según estiman-, porcentaje nada despreciable cuando las ventas de por sí se ven reducidas.

De hecho, una de las firmas de hipermercados que más se expandió en la última década realizó precisamente inversiones hacia esa zona de comercialización minorista: Colón, que está en medio de barrios de clase media y a minutos del centro, y hace un año hasta Perón, que comparte esa misma característica.

Como en Puerto Madero

¿Puede un local en Tandil estar más caro que en la exclusiva zona de Puerto Madero? Hay inmobiliarias capitalinas que ofrecen -por ejemplo- exclusivos locales en vía pública en la zona Puerto Madero -con planta baja más entrepiso y los 4 frentes vidriados - a 2.000 dólares por mes, es decir unos 7.600 pesos.

En una galería comercial de avenida Santa Fe 1440, zona de Recoleta, un local comercial puede promediar los 1.100 pesos de alquiler, en Caldas 1301 de Villa Ortúzar, 1.800 pesos, o en Gorriti 5662 de Palermo 2.390 pesos, según los valores que se manejan en esas zonas.

Comentá la nota