Redrado puso u$s 130 millones para domesticar al dólar

En las casas de cambio, se mantuvo estable en $ 3,51. El Central no quiere que el dólar suba mucho más de tres centavos por mes. Hoy se calmaría un poco la demanda, a no ser que alguien quiera “ponerse en pie de guerra” contra Redrado y presionar

“La demanda existe, pero lo que falta es la mercancía”. La frase fue dicha en una de las mesas consultadas por este diario y muestra cómo está operando el mercado de cambios hoy por hoy. Los exportadores se resisten a liquidar con fuerza los dólares comerciales y la demanda (deprimida por los controles oficiales) igual logra ponerle algo de presión al Banco Central. Según contaron en el mercado, la autoridad monetaria tuvo que desprenderse de hasta u$s 130 millones para bajar el dólar mayorista un centavo con respecto al cierre del martes. Si bien, desde el BCRA, sólo “convalidan” un tercio de ese monto en la intervención. El billete que operan los bancos terminó en $ 3,49, mientras que en las casas de cambio se mantuvo estable en u$s 3,51. La fuerte intervención del Central respondería a la idea de Martín Redrado con respecto a la velocidad con la que debe moverse el dólar. “El BCRA marca el ritmo de las jornadas. Lo que dijo con esta intervención es que no va a convalidar alzas superiores a 3,5 centavos por mes. El ‘gradualismo’ de Redrado seguirá a rajatabla y por ahora puede manejar al mercado”, consideraban desde una entidad privada de capitales nacionales.

En base a los relatos de los operadores, el billete en el segmento mayorista estuvo con una presión alcista desde el primer minuto de las negociaciones. Ahí, el Central habría vendido hasta u$s 30 millones, ventas que luego se prolongaron durante la jornada al no aparecer un sólo dólar por parte de los exportadores. “El único que vende es el Central. Después de todo, termina siendo el garante de que el dólar no se vaya más arriba”, agregaban desde un banco extranjero. Sobre el final de la rueda, convencidos por la estrategia del Central de que no iba a permitir alzas en el tipo de cambio, los dólares comerciales empezaron –a cuentagotas– a verse en el offer (en el lado de la oferta, como dice la jerga técnica).

La pregunta en la plaza es si después de la importante intervención del Central, la demanda estará (hoy por lo menos) más atenuada o no. Parte de esto se desprende de la lección que deja el Central: como es sabido, puede mover al tipo de cambio como quiera, más aún en un mercado reducido y contando con sus u$s 47.000 millones en reservas. “La presión va a seguir, porque la demanda no desaparece y sin la aparición del BCRA se va para arriba. Pero creo que después de lo de ayer, el mercado va a ir con más cautela. No creo que Redrado quiera vender más de u$s 100 millones todos los días pero está claro que en esta oportunidad tampoco quiso convalidar el piso de $ 3,50 en el mayorista”, razonaban desde una entidad extranjera.

En la city dicen que la demanda de dólares es genuina, que más allá de las típicas operaciones de cobertura se percibe un mayor deseo de las empresas por hacerse de los billetes verdes. Pero, por ahora, no muchos querrían enfrentarse al Central. “Si se aplica la lógica, hoy habría más calma en la plaza cambiaria. A lo sumo, claro, que alguien quiera ponerse en pie de guerra contra el Central”, remarcaban en un banco.

“El enérgico despliegue del Central vuelve a instalar la sensación de que el proceso de actualización del dólar mostrará altibajos administrados y dirigidos por la acción reguladora. De todas maneras, para la mayoría de los analistas las proyecciones siguen indicando que en el largo plazo el tipo de cambio se ubicará en un nivel superior al actual, aunque siempre con un recorrido irregular y administrado oficialmente”, señaló Gustavo Quintana, operador de López León Brokers.

Comentá la nota