Redrado presiona para volver al BCRA

Redrado presiona para volver al BCRA
Quiere que se anule el decreto de destitución antes de declarar y piensa acudir a la Corte si no lo logra; busca "salvar" su prestigio
El destituido presidente del Banco Central, Martín Redrado, sostiene que sólo si está en funciones en su cargo será formal y válido su proceso de destitución, que requiere una consulta previa a una comisión especial del Congreso.

El economista sostiene que si, en cambio, como dice el Ejecutivo, ya está destituido, es una "parodia" el proceso de consulta, que según la Carta Orgánica del Banco Central debe ser previa al decreto de destitución.

Redrado envió ayer a la comisión especial del Congreso una nota en la que sostiene precisamente eso, y que parece ser también el eje de un eventual nuevo planteo judicial. Si antes de que se reúna la comisión él no es el presidente del Banco Central, entonces el proceso es nulo. De esta forma, el economista presiona para ser repuesto en su cargo. Su estrategia apunta a que la comisión haga suyos esos argumentos y solicite al Ejecutivo que derogue el decreto de necesidad y urgencia.

Si Cristina Kirchner atendiera a ese pedido, volvería a asumir su cargo. Si no fuera así, le quedaría allanado el camino para insistir en su reposición, con el argumento de que no se siguió el proceso que marca la Carta Orgánica.

El economista y sus abogados sostienen que así procedió Fernando de la Rúa con Pedro Pou, quien permaneció en la presidencia del Central hasta que fue notificado del decreto de destitución, luego del consejo del Congreso. De otro modo, apostarían a una eventual reposición en el cargo por parte de la Corte Suprema de Justicia, ante la cual harían un reclamo.

Personas cercanas a Redrado calculan que, en cualquiera de los dos casos, él optaría por la renuncia; que volvería a entrar en su despacho sólo para despedirse del personal del banco y firmar su dimisión.

"Martín es un economista profesional y va a seguir trabajando como tal aquí y en el exterior; ya cumplió con su objetivo, que era preservar las reservas, que no pueden tocarse por una medida judicial. Si renuncia, se va con su foja de servicios limpia, de ningún modo quiere ser desplazado por mal desempeño o incumplimiento de deberes", dicen sus allegados.

El vicepresidente Julio Cobos estuvo advirtiendo desde la semana pasada que si el DNU sigue vigente, tiene el valor de una ley y por lo tanto Redrado no está en el cargo. Pero eso, justamente, es lo que justifica su reclamo judicial y lo que generó el amparo. Por ello, Cobos decía que el único camino para salir de la encerrona judicial era dar marcha atrás con el decreto.

Pero en el Ejecutivo de ninguna manera quieren ver al economista al frente de la autoridad monetaria. Ayer, en el primer día de trabajo de la comisión del Congreso se presentaron el ministro de Economía, Amado Boudou, y el vicepresidente a cargo del Central, Miguel Pesce.

La presentación de Redrado, que está invitado para concurrir hoy a la comisión, fue interpretada desde el Ejecutivo como una "presión" y un "capricho".

Muchos consideraron que se trató de una advertencia de que el invitado no concurriría, pero desde su entorno dijeron que no era así. "Martín quiere saber si va como presidente del Banco Central a un acto de un proceso de eventual destitución o si lo hace como ex presidente a compartir una amable charla y un café", dijeron.

De todas formas, uno de los miembros del cuerpo, Alfonso Prat-Gay, dijo en público que será Redrado el único que se perjudique si hoy no asiste. La eventual ausencia del economista a la cita de hoy enojó tanto al presidente de la bancada kirchnerista de Diputados, Agustín Rossi, que cuando habló con los periodistas dijo que Redrado debe asistir hoy en su calidad de "presidente del Banco Central". Luego se desdijo y lo llamó "ex presidente".

Los allegados al economista creen que si logra una salida honorable, se retirará, pero la condición es que lo repongan en el cargo. Descuentan que el Ejecutivo no quiere dar marcha atrás, pero creen que también querrán evitar que sea la Corte Suprema la que termine forzando la restitución.

También saben que la permanencia de Redrado al frente del Banco Central sería imposible, con todo el directorio en contra y sin ningún margen de acción.

EN EL LABERINTO

* En diciembre Cristina Kirchner dispuso con un DNU tomar US$ 6549 millones de las reservas para crear un fondo para pagar deuda externa; Redrado espera un dictamen del Congreso.

* La Presidenta destituye a Redrado con un DNU; el economista logra un amparo judicial que lo repone en el cargo. El Ejecutivo hace la consulta al Congreso, pero no anula el DNU.

* Galimatías judicial. La Cámara en lo Contencioso Administrativo confirmó otro amparo que impide usar la reservas, pero dijo que el amparo de Redrado se volvió abstracto porque se ha consultado al Congreso; para el Ejecutivo, está destituido, pero él dice que sigue en el cargo.

Comentá la nota