Redrado montó su último show

Redrado montó su último show
Sin esperar a los dictámenes de la Comisión Bicameral, que seguramente serán contrarios a su posición, Redrado anunció su alejamiento de un cargo que ya no tenía. El Gobierno le rechazó la renuncia.
Hernán Martín Pérez Redrado anunció su renuncia a la presidencia del Banco Central, luego de 23 días de conflicto, con idas y vueltas judiciales y parlamentarias. El economista eligió un lujoso hotel capitalino para hacer pública su decisión, criticar duramente al Gobierno y dar cátedra sobre su "impoluta" gestión. "El Ejecutivo pretende llevarse todo por delante, tanto a las reservas que son los ahorros de los argentinos como al Congreso, ya que la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) me quiso remover de manera inconstitucional", disparó el Golden Boy, quien se mostró como el mesías de la política monetaria del país, sin tomar en cuenta que perteneció al Gobierno –al cual estaba denunciando– por más de cinco años. El economista cuestionó la creación del Fondo del Bicentenario, especuló con que podría generar un espiral inflacionario y defendió el statu quo de la entidad, en detrimento de posibles cambios que coloquen al Central más cerca de los sectores productivos.

En este contexto, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desconoció su renuncia. Por otro lado, el ministro de Economía, Amado Boudou, afirmó a Página/12 que "la Bicameral determinará que Redrado incumplió sus deberes de funcionario público".

Si un turista finlandés hubiese entrado al salón Colonial del Marriott sin tener idea del contexto político de la Argentina, hubiese creído estar simplemente frente a un sonriente vendedor de un particular producto: él mismo, autodefinido como amante de las instituciones y estadista en materia económica.

Sin embargo, la conferencia de prensa fue el epílogo de un affaire que se inició con la creación del Fondo del Bicentenario por DNU, los intentos del propio Redrado para impedir la creación de ese instrumento, su remoción por otro DNU, sus maniobras para lograr la permanencia en el Banco, más todo el capítulo judicial y parlamentario. En total, 23 días de tensión política, aunque no así cambiaria ni bursátil.

"He cumplido con todos los pasos institucionales, mientras que el Gobierno no. ¿Por qué he llevado las cosas hasta este punto? Porque creo en las instituciones y en la Carta Orgánica de la República Argentina". Ese desliz, que parece inocente, da cuenta del lugar que le adjudica Redrado al Banco Central y el lugar omnipotente donde suelen colocarse sus autoridades. Arturo Sampay, uno de los artífices de la reforma constitucional de 1949, le advirtió entonces a Juan Domingo Perón que enfrentaba el dilema de dos repúblicas, con dos presidentes: el de la Nación y el del Banco Central. Todavía en la actualidad los funcionarios del BCRA llaman "papa" a la carta orgánica.

–¿No cree que este conflicto puso en evidencia que el Banco Central tiene que jugar otro rol en la economía, más cerca de los sectores productivos? –preguntó Página/12 durante la conferencia de prensa.

–No creo que el Central sea intocable. Sí me parece que debe haber necesidad de contacto con el Congreso y con otros sectores de la economía. Independencia no quiere decir autismo y coordinación no quiere decir sometimiento –respondió el ex titular de la autoridad monetaria.

El conflicto alrededor de la figura de Redrado puso en escena la necesidad de debatir cuál es el rol de esa institución en la economía. Durante su exposición, el ex funcionario señaló que "la persona que gasta no puede ser la misma que emite la moneda. Debe haber roles diferenciados". Con ese axioma intentó clausurar el debate sobre la autoridad monetaria.

Redrado denunció que el Gobierno lo presionó en muchas oportunidades para utilizar las reservas con distintos fines. Dijo que fue presionado para "comprar con las reservas parte de Repsol YPF, realizar planes de infraestructura, colocar títulos compulsivamente" y que él se enfrentó a esas decisiones.

Según una investigación del suplemento Cash, publicada el 27 de diciembre, durante sus casi seis años de mandato Redrado redireccionó los fondos de los bancos hacia alternativas más rentables como Letras y Notas y no hacia las actividades productivas. A la vez, las líneas de liquidez que ofrecía a los bancos ampliaron la brecha y las ganancias de las entidades financieras. "La visión de Redrado es contraria a los intereses de la Argentina. Les hizo un gran negocio a los bancos y con su postura sobre las reservas quiso sacrificar el nivel de crecimiento del país", afirmó Boudou a este diario.

"Parece que el Gobierno tiene una gran voracidad sin límites", repitió Redrado cada vez que pudo. También insistió con que se dedicará a la actividad privada –ya tuvo contactos con el exterior–, a dar clases y descartó dedicarse a la política, por ahora. "A Redrado sólo le importa Redrado. Con esta renuncia, lo que pretende es eludir el trámite legislativo, porque sabe que los tres miembros de la comisión van a decir que incumplió sus deberes de funcionario público", agregó Boudou. Según el funcionario, Redrado difícilmente hubiera renunciado de haber tenido indicios de que los dictámenes lo favorecerían.

Con esta resolución, la crisis del Banco Central podría darse por concluida, aunque ambas partes (el propio Redrado y el Gobierno), señalan que seguirán con las demandas penales. Más allá de esto, el desafío del Ejecutivo será encauzar la creación del Fondo del Bicentenario. En este caso, será el Congreso el que tenga que definir. Antes de esta renuncia, Cristina Fernández de Kirchner aseguraba a sus allegados que no convocaría a sesiones extraordinarias y que todo pasaría para marzo. La última novedad fue el apoyo de varios gobernadores a la iniciativa, aunque también hicieron oír sus reclamos de ayuda a la Nación.

Comentá la nota