"Si se va Redrado, hay vía libre para usar reservas"

"Si se va Redrado, hay vía libre para usar reservas"
• Lo dijo el economista Roque Fernández.

• Recomendó «cerrar el tema de golpe, mañana mismo»

«Si se consigue destituir a Martín Redrado, va a ser una señal de que tenemos vía libre para usar las reservas», dijo ayer el ex ministro de Economía Roque Fernández. Además, aseguró que si fuera parte del Poder Ejecutivo cerraría el tema «de golpe, mañana mismo, sin vueltas aunque políticamente tenga un costo. Las idas y vueltas son un mamarracho».

El economista cree que el conflicto no generará impacto en el tipo de cambio porque «hay una liquidez en los mercados muy notable por lo que estas crisis repercuten menos que en otras circunstancias. De cualquier manera esto recién empieza».

Aquí lo destacado del diálogo que mantuvo este diario con Roque Fernández:

Periodista: ¿Esperaba que se desatara un conflicto como el de ayer con Martín Redrado?

Roque Fernández: Se venía insinuando. A mí me parecía que el tema seguiría en una discusión interna y no que amaneceríamos con el pedido de renuncia del presidente del Central. Todo lo que sucedió ayer provocó un matiz al problema mucho más grave. Hasta la semana pasada el problema era cómo se financiaba el Gobierno y ahora pasó a girar sobre la estabilidad institucional. La pregunta ahora es si queremos tener un Banco Central autónomo y, si no queremos, cómo hacemos para cambiarlo.

P.: También se habló de iniciarle un juicio por incumplimiento de los deberes de funcionario público a Redrado.

R.F.: Otro mamarracho, porque en definitiva el juicio se lo harían a Redrado si frente al intento de avasallar la autonomía y de tomar u$s 6.600 millones de las reservas en forma ilegal, él se hace el distraído y dice que renuncia porque se enfermó. Ahí sí. Pero él tuvo que asumir la responsabilidad. Redrado defiende su posición profesional y a la vez está defendiendo el orden institucional argentino.

P.: Pero ya hubo otras decisiones similares como la del pago al FMI y, sin embargo, no se produjo este problema.

R.F.: Es cierto, también hay que revisarlo. En algún momento iba a surgir el problema porque una cosa es cuando se plantea de una forma tan abrupta como éste el DNU para crear un fondo de garantía, que se ve como un apuro frente a un cambio en el Congreso y muy desprolijo. El Congreso fue responsable en no haber dejado pasar esto.

P.: ¿Cuál sería el peor escenario?

R.F.: Es peor que el Gobierno se salga con la suya y consiga sacar a Redrado del Central. Esto equivale a poner al país en la misma situación que ocurrió en 2001 con Pedro Pou que se negaba a que el Ejecutivo usara las reservas para pagar la deuda. En ese momento se siguió el procedimiento que dice la ley. El Ejecutivo que controlaba o tenía el visto bueno de las comisiones en el Senado procedió a recomendar la destitución del presidente del Central, para mí totalmente incorrecto y desprolijo, pero se siguió el procedimiento. Así entramos en la crisis 2001-2002. Si hoy se consigue destituir a Redrado, va a ser una señal de que tenemos vía libre para usar las reservas. Una vez que sucede eso, inmediatamente se promueve una fuga de capitales complicada para el país.

P.: ¿Cuál es la alternativa?

R.F.: Si el tema se mantiene en un debate se irán haciendo públicas las posiciones y se puede debatir seriamente cuál es el tema de fondo, que es qué quiere hacer el Gobierno con ese Fondo del Bicentenario. Todo el mundo sabe que detrás de esto hay un gasto que no se puede controlar y crece mucho más fuerte que los ingresos, y un importante uso político de los fondos del Estado. Hablaríamos del Presupuesto y las prioridades. Porque el Presupuesto fue aprobado hace apenas tres meses. ¿No se sabía que había que pagar vencimientos de la deuda? Después de aprobarlo deciden llevarse u$s 6.500 millones a un fondo sin siquiera debatirlo. Esto deja muy vulnerable el resto de las reservas del Central porque no sabemos cuándo va a producirse la próxima necesidad de usarlas.

P.: ¿Como está planteado hasta ahora no se puede echar a Redrado?

R.P.: La ley es clara, tiene que mediar mala conducta e incumplimiento. Hay que argumentarlo frente al tribunal que componen los legisladores, tiene que ser público. Creo que esto recién terminará cuando finalice en setiembre el mandato de Redrado. Ahí el Ejecutivo podrá nombrar a otra persona. El Senado puede no dar el acuerdo pero podrá nombrar a alguien hasta que se decida; si no es violentar la ley y eso trae mucha zozobra.

P.: ¿Cómo impacta en los mercados?

R.F.: Es mala señal porque significa que nos movemos sin límites. Muestra a un Gobierno desesperado para pagar vencimientos. Exhibe a un Gobierno que apela a cualquier cosa. Los países serios cuando tienen estos problemas se manejan de otra manera.

P.: Y en momentos de negociación con los holdouts...

R.F.: En este tema no tanto, porque en el mercado dicen que el Gobierno ya tiene asegurado el 60% de adhesión. Con ese dato van a hacer un gran circo de marketing y manejarían los titulares de algunos medios. Pero en verdad, el mercado no lo interpreta como una señal de que la Argentina cambió y se facilita el acceso al mundo. Los inversores que miran a la Argentina con perspectiva de largo plazo no verán más que otra picardía de la que estamos acostumbrados.

P.: ¿Puede reflejarse el conflicto en el tipo de cambio?

R.F.: Hoy hay una liquidez en los mercados muy notable por lo que estas crisis repercuten menos que en otras circunstancias. De cualquier manera esto recién empieza.

P.: Si usted fuera parte del Poder Ejecutivo, ¿qué haría hoy?

R.F.: Cierro el tema de golpe, mañana mismo, sin vueltas aunque políticamente tenga un costo. Yo diría que se quede Redrado y que el Congreso trate el DNU. Las idas y vueltas son un mamarracho.

Comentá la nota