Redrado inunda el mercado de futuros para acorralar la demanda de dólares

La movida del Central sirve para desalentar la presión sobre el billete en el mercado spot, donde la divisa no se movió ayer de los $ 3,86 y el volumen operado –de u$s 260 millones– fue el menor de todo agosto. El futuro a un año cotiza $ 4,2620, el mismo precio que el martes salió a desmentir Boudou
Es una primera línea de combate que tiene el Banco Central ante cada amenaza del mercado cambiario: cada vez que ve acercarse, de lejos, una amenazante demanda de dólares que pueda presionar al tipo de cambio, el organismo sale a frenarla con una atractiva oferta de contratos en la plaza de futuros. Así logra saciar a tiempo la sed de billetes de los operadores, y evita que trasladen su peligroso nerviosismo al mercado spot. Es, precisamente, la estrategia que Redrado aplicó en estos dos últimos días, con un alto grado de efectividad, que dejó casi "seca" la plaza al contado, y que llevó al Rofex y al MAE a lograr sus mayores volúmenes en lo que va de agosto: unos u$s 500 millones en dos días (u$s 307 millones el martes, y u$s 189 millones ayer).

"Veníamos operando, este mes, no más de u$s 100 millones diarios en promedio.Pero en estos dos días se negociaron muy buenos volúmenes, sobre todo en la posición de julio 2010", comentó a este diario el jefe de Research del Rofex, Alejandro Bour.

Eso explicó que, ayer, el dólar en el mercado spot (al contado) no se haya inmutado: con un nivel bajísimo de negocios, subió apenas dos milésimas a nivel mayorista, de $3,846 a $ 3,848, y quedó planchado en todas las casas de cambio de la city, en los $ 3,86. "‘Fue el menor volumen negociado del mes (u$s 255 millones), con una participación marginal del sector exportador", apuntó Gustavo Quintana, de Portfolio Personal.

Lo que hoy hace más atractiva la oferta de dólares a futuro es la expectativa alcista que mantiene el mercado: se supone que, si al vencer el contrato, el tipo de cambio está más alto que el que fue pactado, la parte que resultará más beneficiada será la del comprador.

El precio de los futuros está hoy notablemente bajo a lo largo de toda la curva, con tasas implícitas menores al 11%, y eso hace que la oferta aparezca más atractiva para los grandes inversores. Para los vencimientos de un mes ($ 3,8570), el rendimiento es de 7,5%; y para los comprendidos entre 3 y 12 meses, de entre 10,7% y 11%. "El futuro para agosto 2010 mantiene la menor tasa implícita de todos los contratos de dólar (11%), lo cual resulta atractivo para aquellos operadores que consideren que la apreciación del dólar superará ese nivel en dicho plazo", explicó ayer un informe de Puente Hermanos.

Los analistas coinciden en que el clima en la city está llamativamente calmo (ayer el Central no necesitó intervenir en el spot), pero advierten que se empezó a percibir algo más de desconfianza sobre el billete después de que el martes trascendiera que el Gobierno pretende estimar en el Presupuesto 2010 un tipo de cambio promedio a $ 4,25. La sola mención de esta cifra espantó a Amado Boudou y Aníbal Fernández, que salieron a negarla inmediatamente en las radios, pero estuvo lejos de ser una novedad para el mercado: "Ese tipo de cambio no es para nada descabellado. La proporción regular, matemática, te da más o menos eso. Creo que el dólar va a seguir más o menos ese rumbo", comentó el analista de Notibancos.com, Carlos Risso.

Los operadores señalan que es el mismo Central el que convalida esa expectativa "alcista" cada vez que interviene en el mercado spot con compras en el último minuto, y cada vez que ofrece contratos a futuro que vencen en julio de 2010 a $ 4,2620. "No es muy loco pensar que la evolución del dólar esté en torno al 12%, si uno considera que en los últimos meses viene siguiendo la inflación, y que ésta orilla el 15%", agregó Bour.

Ayer, el Central no intervino en la plaza, pero sus reservas avanzaron hasta los u$s 44.732 millones, por "la variación de algunas divisas frente al dólar y los títulos externos", y a pesar de la cancelación de un préstamo con un organismo.

Comentá la nota