Redrado habló de la crisis y de toda su gestión en el Central

Redrado habló de la crisis y de toda su gestión en el Central
Además del Fondo del Bicentenario tuvo que dar explicaciones por la alta inflación.
El esperado testimonio de Martín Redrado ante la comisión Bicameral que debe juzgar si incurrió en "mala conducta" o "mal desempeño de sus funciones" como titular del Banco Central arrancó ayer a las cinco de la tarde y, tras un cuarto intermedio decidido anoche a las 21.30, continuará hoy a las 11.

Sin un formulario previo de preguntas, el vicepresidente Julio Cobos y los diputados Alfonso Prat-Gay y Gustavo Marconato escucharon de Redrado cuantiosas explicaciones que, por lo que pudo saber este diario, fueron bastante más allá de lo que ocurrió en los últimos 40 días. Redrado se vio obligado a responder por temas que exceden la crisis que estalló el 8 de enero, con la aparición del decreto 18/2010 que buscó expulsarlo del Central.

Era sabido desde antes que empezara a funcionar la Bicameral, que Prat-Gay quería llevar a Redrado por toda su gestión al frente del Central. Un condimento especial de la sesión de ayer era, justamente, que Prat-Gay, en su papel de "examinador", tendría frente a sí a quien lo sucedió en el cargo, el "examinado" Redrado.

En un clima que todos consideraron distendido, los primeros minutos de la sesión fueron empleados por Redrado en explicar por qué había el martes había enviado la nota en la que, en lo sustancial, le pedía a la Bicameral que reclamara la derogación del decreto 18/2010. "Nos dio una explicación que nos satisfizo", dijo Prat-Gay al finalizar la reunión.

Luego se pasó a debatir el Fondo del Bicentenario. Allí Redrado intentó demostrar que él no había incumplido ni desconocido el DNU que lo creó, sino que había dado los pasos que consideraba jurídicamente ineludibles, como esperar un dictamen del área jurídica del Banco y de una auditoría externa. Recordó que había recibido una advertencia de los abogados del Central en Nueva York sobre el riesgo de sufrir embargos, como luego efectivamente sucedió.

Marconato avanzó sobre el hecho de que había una opinión jurídica (la del abogado Marcos Moiseeff) que recomendaba aceptar el DNU, a lo que Redrado respondió que Moiseeff no tenía organicamente por qué participar de esa discusión.

Prat-Gay habría buscó llevar la discusión más allá de esta crisis y se interesó por el rol del Central como defensor del valor del peso, algo que, considera, incumplió largamente, a juzgar por la inflación de los últimos años.

Redrado le recordó que por la poca profundidad del mercado financiero, la inflación excede el margen de acción del Central y recae sobre todo en el rol del Gobierno y su política de gastos y salarial.

Tras dejar el Salón Gris de la Cámara alta, Redrado dijo que se estaba "marcando un hito hacia delante en las relaciones entre el Congreso, el Banco Central y las instituciones de la República.

En unas breves declaraciones, y sin admitir preguntas señaló que "he dado argumentos suficientes y muy claros basados en estudios técnicos del Banco Central. Se cumple con un acto republicano que es importante en términos de las instituciones y de la relación del Congreso con el Central".

Prat-Gay dijo que los miembros de la Bicameral están "preocupados por la urgencia" en terminar el dictamen "pero también por hacer las cosas bien".

Por su parte, el oficialista Marconato habló de darle "profundidad y celeridad" a las deliberaciones de la Bicameral.

"Ahora estamos en la parte de la profundidad. Lo que continuará después es la celeridad en el consejo respectivo que le debemos dar a la Presidenta", remarcó.

A primera hora de la mañana se hizo presente el director de Asuntos Legales del Banco, Marcos Moiseff; en tanto que a continuación lo hizo la gerente de Estudios y Dictámenes Jurídicos, María del Carmen Urquiza (que había recomendado esperar la aprobación del DNU por el Congreso).

Antes de Redrado, la Bicameral recibió al síndico de la entidad bancaria, Hugo Alvarez.

Comentá la nota