Redrado: "Ellos creen que me matan, yo creo que se suicidan"

Les respondió así a los directores kirchneristas que le recortaron poderes.
"Ellos creen que me matan, yo creo que se suicidan". Martín Redrado, buscó mostrarse entero tras sufrir un grueso recorte de sus facultades al frente del Banco Central Redrado fue categórico, pero no original. La frase había sido pronunciada ya 34 años antes por su mentor político, el periodista Bernardo Neustadt, cuando, a principios de 1976, la entonces presidenta, Isabel Perón, levantó su programa de TV, Tiempo Nuevo.

Si bien Redrado insistió en expresar seguridad y calma durante las primeras horas de ayer, la decisión tomada el día anterior por el directorio del Central pareció haberlo afectado. "Soy más fuerte de lo que parece", advirtió al ser consultado respecto de si a partir de la postura del directorio perdería capacidad de maniobra en la entidad financiera.

Redrado, calificado como "okupa", por la presidenta Cristina Fernández, aseguró que su gestión no fue debilitada "en absoluto" y que permanecerá al frente del BCRA hasta completar su mandato, que finaliza en septiembre.

Sin embargo, la continuidad de Redrado sigue estando comprometida.

Aunque el trámite judicial sobre su remoción se dilata, Redrado no parece contar ya con apoyo en la oposición. El radicalismo anticipó que acompañaría en el Congreso su desplazamiento. Y dirigentes del peronismo no oficialista ya le sugirieron que ni bien consiga la liberación del embargo de los fondos del Central en Nueva York, debería presentar la renuncia.

Desde la residencia de Olivos se transmitieron ayer claras instrucciones: descalificar a Redrado. El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, fue contundente: "Al llevar las cosas al terreno personal Redrado está mostrando lo que verdaderamente es: un sujeto pagado de sí mismo, enfermo de protagonismo. Lo que hace es amenazar con incendiar el país ni más ni menos".

Para el ministro de Salud, Juan Manzur, Redrado tiene que "acatar lo que son las decisiones de la Presidenta" o abandonar el central.

Para el titular del BCRA estar en minoría en el directorio, donde la mayoría de la cúpula responde al Gobierno, significó perder poder y capacidad de decisión, inclusive le fue prohibido, igual que al vicepresidente y a todos los directores, salir del país sin previa autorización. Asimismo los temas propuestos por él fueron girados "a comisión", lo que dilata su tratamiento.

El directorio definió, además, reponer en el cargo al subgerente general jurídico, Marcos Moiseeff, quien había sido desplazado por Redrado cuando reasumió la presidencia tras revertirse en la Justicia la decisión del Gobierno. Miguel Pesce, Arnaldo Bocco, Sergio Chodos, Gabriela Ciganotto, Waldo Farías y Carlos Sánchez son los hombres del kirchnerismo en el directorio del Central y los que votaron contra Redrado. Solo Carlos Pérez y Alberto Biagosch juegan a favor del presidente del Central.

Comentá la nota