Redrado desafía al Gobierno y avisa que mañana se presentará a trabajar

No quiere que lo acusen de abandonar el trabajo. El Gobierno quiere impedírselo.
Martín Redrado cree que sigue siendo presidente del Banco Central. Por eso no piensa tomar en cuenta la advertencia que lanzó por televisión Aníbal Fernández ("Redrado no entra más al Central").El lunes, junto a sus abogados, intentará traspasar las puertas del edificio ubicado en Reconquista 266 y llegar hasta su despacho, "para trabajar como todos los días", según les comentó a sus más estrechos colaboradores. Redrado está decidido a ignorar que el viernes a la noche Miguel Pesce asumió otra vez como titular interino del organismo.

Seguramente será una situación no deseada por el Gobierno: es fácil imaginarse la tensa situación que podría suscitarse, frente a decenas de fotógrafos y camarógrafos, si la policía se anima a cumplir la orden de no dejarlo pasar.De hecho el Gobierno hizo saber el mismo viernes que estaba dispuesto a usar la fuerza pública para impedir que Redrado siguiera ejerciendo su cargo.El 8 de enero, cuando había sido repuesto en su cargo por la jueza María José Sarmiento, Redrado enfrentó manifestaciones a favor y en contra de su regreso al Central. No se descarta que el lunes vuelvan a producirse ese tipo de situaciones.

El argumento de Redrado para subir la apuesta es que si no se presentara el lunes, podría ser acusado de abandonar su cargo.

Gregorio Badeni, uno de los abogados que lo patrocina, le dijo ayer a Clarín que no hay ni un punto del fallo de los jueces de Cámara que indiquen que Redrado debe abandonar su puesto. "El fallo dice que el Ejecutivo no puede nombrar a un nuevo presidente en forma definitiva, no entiendo cómo eso se utilizó como argumento para ungir a Miguel Pesce como presidente interino".El letrado recordó que la Cámara dejó librado el problema "al juego de los poderes Ejecutivo y Legislativo, por lo que es ineludible la conformación de la Bicameral que debe evaluar lo hecho por Redrado. Sin ese paso, nadie puede reemplazar a Redrado al frente del Banco Central".Badeni dijo que una de las posibilidades, si se impide el ingreso de Redrado al Central, es presentar una denuncia penal contra Pesce, Fernández o quien se interponga en su camino. "La denuncia la podría presentar incluso un particular, porque sería un delito de acción pública".

Los directores afines al Gobierno sostienen que Redrado ya está afuera del Central, y que si se acerca a ese organismo será notificado de las novedades. "El sabrá lo que tiene que hacer", dicen allí. Redrado aspiraba a ser el primer presidente del Central en más de 50 años en cumplir el mandato de 6 años, pero en apenas un mes sucedió de todo. Y a nueve meses de alcanzar su objetivo, sus planes se trastocaron de una manera que ni él mismo podía imaginarse poco tiempo atrás.

Comentá la nota