Redrado se defenderá ante el Congreso, pero ya piensa en irse

Hoy se reúne la comisión Bicameral que analiza su situación. Lo citarían en los próximos días. El presidente del Central expondrá las razones por las que se opuso al uso de las reservas para pagar deuda. Y luego presentaría su renuncia.
Por primera vez desde setiembre de 2004 Martín Redrado no atendió ayer en su despacho del Banco Central. El funcionario se desplazó al estudio de sus abogados sobre avenida Madero, paredes de caoba, cuadros de firma y vista al río. Allí, siguió la nueva denuncia del Gobierno por los listas de los amigos del poder que habrían comprado dólares y preparó lo que será su exposición frente a la comisión Bicameral del Congreso que debe elaborar un dictamen acerca de si corresponde su desplazamiento como presidente del Banco Central ya sea por mal desempeño o por incumplimiento de sus deberes como funcionario público.

Según sus allegados, Redrado argumentará pero luego piensa renunciar al cargo. Tal vez asesorado por un equipo de abogados en el que sobresalen Gregorio Badeni, el estudio Cassagne y Jorge Valerga Aráoz, Redrado entiende que el dictamen de la Bicameral no es vinculante y por lo tanto no obliga al Ejecutivo a cumplir con su veredicto. De allí que prefiere renunciar y dedicarse de nuevo a la actividad privada. Precisamente sus colaboradores deslizaron que tiene varias ofertas para consultorías desde el exterior. Otras fuentes indican, sin embargo, que Redrado renunciaría allanando el camino para Julio Cobos que busca que el veredicto que no sea interpretado como destituyente.

Para el equipo de Redrado igual sería tarea cumplida: "Esta batalla es por el uso responsable de las reservas", afirmaron. Pero el principal argumento de Redrado ante los legisladores que lo citarán en los próximos días será que nunca dejó de cumplir con sus deberes de funcionario público, pese a que se oponía al uso de las reservas para pagar deuda sin que sea por una ley del Congreso como sucedió en el caso del pago al FMI. Redrado sostendrá que no demoró el decreto del Ejecutivo que le ordenaba el 22 de diciembre formar un fondo con las reservas por US$ 6.559 millones. Así, señalarán que esperaron el dictamen de la oficina de economía y finanzas y de la oficinas legal del Central y que solo pasaron siete días hábiles desde el 22 de diciembre al 6 de enero cuando Cristina Kirchner lo echó por decreto. Es curioso porque Alfonso Prat Gay, figura clave en la Bicameral, cree que Redrado cumplió con sus deberes precisamente porque preservó el cuidado de las reservas en vez de hacer caso a la orden presidencial.

Por lo que Clarín pudo saber, Redrado describirá a los legisladores algunos tironeos entre el Central y la Casa Rosada por el uso de las reservas. Entre ellos, cuando en octubre de 2008 algunos miembros del Gobierno impulsaban una devaluación. También, cómo resistió junto a Lavagna la idea de Néstor Kirchner que proponía comprar YPF con parte de las reservas a fines de 2005. En 2007 hubo otra pulseada cuando el titular de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner tras una reunión con Kirchner, propuso financiar obra pública con reservas o cuando se planteó en 2009 un bono con encajes de los bancos para financiar el gasto público.

Comentá la nota