Redrado completa su presentación ante la comisión que debe aconsejar sobre su futuro

El removido presidente del Banco Central volvió a defender su gestión el frente de la entidad y aclaró que no va a renunciar; "Sin reconocerlo en forma explícita la Presidenta tuvo que volver atrás con el decreto", criticó Prat-Gay
En medio de la crisis institucional que envuelve al Gobierno por la situación del Banco Central (BCRA), crece la expectativa ante la nueva presentación del desplazado presidente de la entidad, Martín Redrado, que debe completar su presentación ante la comisión especial del Congreso que debe aconsejar al Poder Ejecutivo sobre su destitución dispuesta por Cristina Kirhner a través de un decreto de necesidad y urgencia.

En sus habituales declaraciones a la salida de su domicilio, el removido titular del Central aclaró que no va a renunciar. Más tarde, cuando arribó al Congreso el desplazado titular del BCRA defendió su mandato en la entidad: "Vamos a responder todas las preguntas de la gestión de todo un directorio del Banco Central que permitio garantizarle a los argentinos, como hace muchos años no sucedía, estabilidad monetaria, cambiaria y financiera".

En tanto, en la antesala de un nuevo encuentro, el presidente de la comisión de Finanzas de Diputados, Alfonso Prat-Gay criticó la metodología oficial para desplazar a Martín Redrado del Banco Central.

"Sin reconocerlo en forma explícita la Presidenta tuvo que volver atrás con el decreto. Ella perdió dos semanas entre el intento de echarlo por decreto y el inicio del trámite parlamentario", dijo el diputado. Y volvió a acusar a la Presidenta. "Esas dos semanas hay que cargárselas a ella".

Además, contra el intento kirchnerista de acelerar el trámite legislativo, Prat-Gay aseguró que no tuvieron tiempo de analizar la documentación presentada por Redrado en su exposición de ayer.

Defensa. Ayer, durante una larga reunión a puertas cerradas, Redrado hizo una enfática defensa de su gestión y resaltó su negativa a ceder reservas de libre disponibilidad para el pago de deuda pública, razón por la cual la Presidenta decidió removerlo del cargo.

Además, reivindicó el plan monetario 2010 que entregó al Senado en diciembre pasado, en el que sostuvo que la Argentina debía reinsertarse en el mercado de capitales para acceder así a crédito más barato, pero advirtiendo que para hacerlo no debían tomarse atajos que pongan en riesgo la estabilidad monetaria y provocar un mayor riesgo inflacionario. Al respecto, Redrado aseguró que el Fondo del Bicentenario era para él un atajo del Poder Ejecutivo.

Mientras tanto, asfixiado por la situación, el oficialismo agudiza la presión para acelerar el trámite y conseguir finalmente la destitución de Redrado al frente de la entidad monetaria.

En ese sentido, Marconato, integrante de la comisión especial en su carácter de presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y el único representante oficialista, dio una pista de sus próximos pasos ayer, al salir de la audiencia en la que declaró Redrado.

"Hasta ahora fue el momento de la profundidad; desde mi punto de vista, lo que debe venir a continuación es la celeridad", dijo el diputado kirchnerista.

La comisión especial parlamentaria que debe aconsejar al Poder Ejecutivo sobre su conducta al frente de la entidad monetaria escuchó también ayer, en el primer turno, los testimonios de Marcos Moiseeff y de María del Carmen Urquiza, miembros del departamento jurídico del BCRA, quienes firmaron sendos dictámenes legales contradictorios.

El primero le aconsejó a Redrado cumplir con la orden del Poder Ejecutivo, por considerar que el presidente del BCRA responde a las directivas de la Casa Rosada. Por su parte, la abogada le recomendó esperar el aval del Congreso, ya que el arreglo de la deuda es facultad del Parlamento.

Comentá la nota