Redrado se bajó del Central y lanzó graves acusaciones

Llamó anoche a una rueda de prensa y anunció que su ciclo estaba "terminado". Dijo que la Presidenta intentó removerlo "ilegalmente". Y reveló que había evitado una devaluación en 2008 y la compra de acciones de YPF con las reservas.
En una conferencia de prensa convocada sólo con media hora de anticipación y con durísimas críticas al Gobierno de Cristina Kirchner, anoche Martín Redrado renunció a la conducción del Banco Central. "He decidido definitivamente alejarme de mi cargo de presidente del Banco Central", en un gesto que él mismo consideró "republicano". Y denunció que el Gobierno tienen una "voracidad sin límites".

Redrado justificó su decisión en el "permanente avasallamiento que hace el Gobierno Nacional que pretende llevarse por delante los ahorros de todos los argentinos". Y preservó los 5 años y 4 meses que convivió como titular del Central durante las gestiones kirchneristas (la del ex presidente Néstor Kirchner y la de la actual Presidenta).

Con su decisión, el ahora ex presidente del Banco Central se adelantó al pronunciamiento que el martes próximo haría la Comisión Bicameral que preside Julio Cobos. Fuentes cercanas al vicepresidente confiaron que la Bicameral sesionaría igual para cumplir con el pedido de la Presidenta de pronunciarse a favor o en contra del decreto de necesidad y urgencia con el que Cristina K destituyó a Redrado el 15 de diciembre. Clarín había adelantado en su edición del martes que Redrado renunciaba luego de ir, como lo hizo miércoles y jueves, al Congreso.

"Cumplí con todos los pasos institucionales y el Gobierno no", disparó Redrado y admitió: "Estoy cansado del tema". En medio de la conferencia de prensa, en el Hotel Plaza, se supo que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, salió a decir: "para nosotros, la renuncia no existe". Redrado se enteró de ese dicho a través de la pregunta de un periodista. "Siguen las incongruencias por parte del Gobierno, es un limbo jurídico", respondió sin ocultar su sorpresa.

Con estilo precavido (jamás mencionó a nadie), el ex titular del Central enumeró los límites que él dijo haberle puesto al kirchnerismo. Se refirió a "la compra de Repsol-YPF" y a que "evitamos un devaluación".

En tono más político, Redrado dijo que "nunca resistí", en alusión a los dichos de la Presidenta y del ministro de Economía, Amado Boudou, de que quería "atornillarse a su silla". E insistió en que "he cumplido todos los pasos institucionales y el Gobierno no".

Siguiendo con la política, cuando se le preguntó si será candidato en el 2011, el ex presidente del Central volvió a sonreir y dijo: "Se dijeron un montón de barbaridades estos días, soy un economista profesional", se escudó.

De impecable combinación de azules y grises y brillantes gemelos, ayer Redrado no escatimó fotos. Tampoco insinuaciones de que el Gobierno buscará usar al Banco Central para fines políticos propios.

-¿Cree que su alejamiento del Central implica que el gobierno de Cristina Kirchner usará las reservas del Central?, le preguntó Clarín.

-Tiene que hablar el Congreso... este Gobierno tiene voracidad de llevarse las reservas, una voracidad que no tiene límite.

De manera indirecta, en su discurso, el ex presidente del Central insinuó "esa voracidad". "No puede ser la misma persona la que gasta que la que imprime los billetes", comentó y enfatizó que "la inflación está muy afuera de los brazos del Banco Central, tiene más que ver con los brazos de la política". Y le atribuyó a su gestión en el Banco Central y no a las políticas del Gobierno que "los argentinos no tengan que salir a hacer cola para comprar dólares". Con la renuncia del Redrado, ahora las miradas podrían concentrarse en lo que muchos consideran el fondo de la cuestión. El otro DNU que crea el polémico Fondo del Bicentenario por el que el Gobierno le pide al Banco Central 6.569 millones de dólares de las reservas para pagar la deuda. Un destino que algunos empiezan a mirar con desconfianza.

Comentá la nota