Redrado aprovecha la calma para recuperar reservas a paso acelerado

Redrado aprovecha la calma para recuperar reservas a paso acelerado
El dólar se mantuvo en $ 3,84. En las casas de cambio, las ventas se redujeron a la mitad. La caída de importaciones y los dólares del Boden ayudaron a un giro en la estrategia del BCRA
Hacía meses que el Banco Central (BCRA) no anotaba un saldo comprador a lo largo de una semana entera. Son tiempos de mayor tranquilidad y, de a poco, la autoridad monetaria encuentra respaldo para comprar dólares en el mercado –sin provocar un contagio desmedido– y de esta manera, robustecer sus arcas.

Desde mediados del mes pasado que el saldo cambiario es positivo. Sin embargo, en la última semana el flujo de divisas que generó el desembolso de u$s 2.251 millones por el Gobierno provenientes de las reservas para pagar intereses y capital a los bonistas tenedores del Boden 2012, posibilitó a la entidad de Martín Redrado a recomponer reservas por montos más significativos. Según los cálculos del mercado en la semana que pasó, el organismo logró sumar cerca de u$s 250 millones. El rally que registraron los títulos públicos –por el desarme de posiciones de inversores que vendieron dólares para hacerse de pesos y volcarse a los bonos– fue esencial para el giro de estrategia del ente oficial, que hasta el mes pasado vendía divisas para que el tipo de cambio no se aprecie "más de la cuenta".

Claro que a este ritmo, a la entidad le llevará aproximadamente dos meses recuperar la caída en el stock de reservas que significó el pago del Boden. Pero sin dudas lo que ayuda a este esquema es el récord de la balanza comercial, explicado por el enérgico parate en las importaciones, fruto de la brutal caída en la actividad económica que se suma a ciertas restricciones impuestas a este sector. Mientras en los primeros seis meses del año las importaciones cayeron un 40% interanual, las exportaciones lo hicieron en un 20%, comparado con el mismo período de 2008. Lejos de ser un dato alentador, a lo que hace al mercado cambiario –donde poco importa el origen de las divisas– lo cierto es que hay más dólares ofrecidos y una menor presión del lado de la demanda.

En este sentido, el freno en el nivel de actividad también ofrece un clima más estable en el mercado cambiario desde la óptica del Central porque, al no haber negocios, disminuye la demanda de divisas. Uno de los factores clave de la calma se manifiesta en la notable merma que registró la fuga de capitales (la formación de activos externos del sistema privado no financiero). En julio salieron unos u$s 1.500 millones, una contracción de 45% contra el mes de junio, cuando la dolarización fue por u$s 2.524 millones. El descenso, por demás significativo, indica que se desaceleraron las expectativas de devaluación. La mayor confianza también favorece a Redrado. Otra de las muestras de un clima más calmo, es que el precio del contado con liquidación – mecanismo para fugar divisas al exterior sin pasar por el mercado de cambios– está estable, casi en los mismos niveles que el valor del dólar spot, en torno $ 3,82.

No obstante, lo que preocupa en este sentido radica en el deterioro de la balanza fiscal. "No quedan muchas vías para ajustar las cuentas", señaló Ramiro Castiñeira, de Econométrica. De esta manera, en la city no se descarta que para aumentar los números de recaudación, el Gobierno utilice un camino devaluatorio y el tipo de cambio, que ya lleva más de 10% de apreciación en lo que va del año, siga su escala ascendente.

Con todo, el corto plazo es otro cantar. Las expectativas es que el dólar gravitará en estos niveles los próximos días y que el organismo monetario intensifique sus compras. La evolución de los bonos será clave en este sentido.

Comentá la nota