Redoblarán el control para comprar dólares.

Por: Martín Kanenguiser.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) avanza en la implementación de una norma para tratar de "disuadir" la compra de dólares a los contribuyentes que no puedan justificar esa operación en el mercado cambiario.

Calificadas fuentes del organismo que conduce Ricardo Echegaray indicaron a LA NACION que habrá un "control on line", focalizado especialmente en monotributistas y testaferros que realizan continuas compras de divisas.

Aunque a priori la decisión parece estar destinada a tratar de desacelerar la fuga de capitales en el circuito minorista, en la AFIP aclararon que se trata de "una medida para reducir la evasión".

"Sería una locura pensar que con una medida de este tenor puede cambiar el valor del dólar paralelo o cambiar la tendencia de la fuga de capitales", aclararon. Por esta razón, los contribuyentes que deseen comprar dólares deberán consultar la página de Internet del organismo, en la que se exhibirán una serie de variables para saber si tienen suficientes fondos declarados para efectuar esta acción.

Entre esas "variables" estarán las declaraciones juradas de los impuestos a las ganancias y a los bienes personales y el movimiento de las cuentas bancarias de los compradores.

"Si una persona quiere comprar dólares por un monto mayor que el que puede surgir de la capacidad que refleja la información que tiene la AFIP, es conveniente que luego pueda justificar la diferencia", indicó una fuente oficial.

Así, si una persona vende un bien y de inmediato quiere comprar divisas con ese ingreso, la AFIP recomendará que "guarde la correspondiente certificación por una eventual fiscalización". La resolución, que se dará a conocer en las próximas semanas, regirá a partir del fin del blanqueo de capitales, que culmina este mes, y podría ser acompañada por una comunicación del Banco Central en el mismo sentido. De hecho, la semana pasada trascendió el borrador de una medida más dura por parte de ambos organismos oficiales, que presuntamente obligaría a los contribuyentes a solicitar un certificado en la AFIP cada vez que quieran comprar dólares.

El trascendido generó una extendida ola de nervios en el sistema financiero y algunas acusaciones cruzadas respecto del punto de origen de su filtración a los medios de comunicación.

De todos modos, esta nueva versión "light" en la que trabaja la AFIP va en la misma dirección: se fiscalizará en forma diaria la información individual de compra de dólares ?tal como lo hace el BCRA?, de modo de poder lanzar inspecciones en un plazo relativamente rápido.

Días atrás, Echegaray explicó a La Nacion que la norma "será un control con transacciones informáticas que le permitirá a la AFIP corroborar la capacidad económica de los contribuyentes para la compra de divisas". La intención, agregó, es "realizar un monitoreo en tiempo real sobre las posiciones en monedas extranjeras que tengan los contribuyentes, para poder adelantar los controles que hasta ahora sólo pueden realizarse al cierre de los ejercicios fiscales".

"Es parte de los controles que comenzarán a regir a partir del fin del blanqueo", advirtió Echegaray, para tratar de sumar voluntades al hasta ahora alicaído perdón impositivo.

El foco, según el jefe de la AFIP, "estará colocado sobre testaferros y monotributistas". Echegaray aclaró que "está plenamente vigente la posibilidad de adquirir divisas por hasta US$ 2 millones mensuales".

Al discutir el alcance de esta medida con el BCRA, se planteó bajar ese tope, que subió en varias etapas desde los US$ 100.000 vigentes en la crisis de 2002. En el Central dijeron que el "plan B" a este control era bajar ese monto a US$ 500.000 mensuales.

Consultados por La Nacion, tributaristas y bancos que participan activamente en el mercado cambiario consideraron que el nuevo control será poco efectivo y alentará una mayor compra de dólares en el circuito informal, que ayer cerró en $ 3,87, frente a los $ 3,84 de la cotización oficial.

Blanqueo laboral, hasta fin de enero

* El Gobierno oficializó la prórroga del blanqueo laboral que culminaba ayer. Aunque a priori trascendió que se extendía hasta fin de año, el decreto fija el remate el 31 de enero de 2010. Además, la nueva resolución sobre el blanqueo impositivo que elabora la AFIP ya generó quejas de expertos porque volverá a exigir un depósito bancario para ciertas operaciones.

Comentá la nota