Redoblan la carga contra Edelap y Wayne volvió a pedir un "trato justo"

Un informe señaló fallas en el servicio. El embajador de EE.UU. defendió a la empresa.
El Gobierno redobló ayer su embestida contra la distribuidora eléctrica Edelap que controla el grupo norteamericano AES con una doble jugada que apuntó a poner al descubierto la deficiencia del servicio y los crecientes inconvenientes que vienen sufriendo los usuarios.

Tras una reunión que mantuvieron en el Palacio de Hacienda los representantes de Edelap y los municipios, el ministerio de Planificación afirmó-por medio de un comunicado de prensa-que la empresa terminó reconociendo que "no puede atender los pedidos de nuevos clientes" y que en el corto plazo le será "muy difícil mejorar el servicio y ampliar la infraestructura".

Por su parte, el ENRE (Ente Regulador de la Electricidad) dejó trascender datos comparativos sobre la calidad de servicio que dejan mal parada a Edelap. Según el organismo del control, el tiempo promedio anual sin luz que debió afrontar cada usuario de Edelap aumentó de 11,92 horas en el 2005 a algo más de 19 horas en lo que va de 2008.

En medio de la pulseada, el embajador de los EE. UU., Earl Anthony Wayne volvió a reclamar un trato justo para la empresa que maneja AES y señaló a Clarín que desde la semana pasada está al tanto del tema tras una reunión que mantuvo en Washington con las autoridades del grupo.

Según el comunicado que difundió ayer la cartera que conduce Julio De Vido, los funcionarios de Edelap que participaron en la reunión con los municipios, las asociaciones de consumidores y el gremio de Luz y Fuerza admitieron que no pueden incorporar nuevos usuarios "por carecer de capacidad de abastecimiento suficiente en su red de distribución".

Tras confirmar que la empresa tiene "serias dificultades para atender la prestación del servicio", los directivos de la compañía destacaron que las inversiones que requiere el servicio demandarán mucho tiempo y que "los resultados recién se verán reflejados en el mediano y largo plazo".

De acuerdo con la versión oficial, los representantes de Edelap también aceptaron que "la prestataria no pudo acompañar el crecimiento del país con las inversiones necesarias y que en el corto plazo será difícil mejorar el servicio y ampliar la infraestructura".

El comunicado de Planificación no aclaró en ningún momento quienes fueron los representantes de Edelap que "reconocieron" que la empresa no está cumpliendo con sus obligaciones contractuales mínimas. Consultados por Clarín, los voceros de Edelap guardaron ayer un sugestivo silencio que no hizo más que avalar la información oficial.

Según los planteos que efectuaron los municipios de La Plata, Ensenada, Brandsen y Magdalena; el servicio de Edelap presenta, entre otras, las siguientes deficiencias: cortes permanentes, demora en la recuperación del suministro, variaciones de tensiones al momento de restablecer el servicio, falta de atención al usuario, insuficiente abastecimiento de energía y falta de personal para las cuadrillas de emergencia.

En tanto, el embajador estadounidense --en una entrega de premios a empresas argentinas y norteamericanas-- reiteró su pedido al Gobierno para que le brinde un "trato justo" al problema planteado con la distribuidora eléctrica que está en manos del grupo AES.

Tras indicar que las autoridades de la empresa le transmitieron la semana pasada su versión del conflicto al gobierno de EE.UU., Wayne señaló ayer que quiere "un proceso normal como existe en mi país, con autoridades regulatorias que tienen sus responsabilidades y empresas que tengan la posibilidad de presentar su historia".

Comentá la nota