El Redil: Municipio asegura que trabaja para resguardar parámetros ambientales

El titular de Medio Ambiente del Ejecutivo explicó que el municipio no abandonó su rol de control de cumplimiento de las exigencias ambientales con el emprendimiento. Adelantó que se trabaja en vincular una futura planta de tratamiento de líquidos cloacalas, propiedad de El Redil, con la superada planta del barrio 2 de Agosto. Dijo que el proceso de autorización de la construcción –correspondiente a la anterior gestión- "no está claro".
Si bien corresponde a la Asesoría Letrada la respuesta formal al fallo del Superior Tribunal de Justicia (STJ) que cuestionó la actuación municipal en torno al resguardo ambiental de la zona donde se edifica el barrio cerrado El Redil, el titular de Medio Ambiente defendió lo hecho, e informó que "continúan los trabajos" en el lugar.

El Ejecutivo municipal –a través del subsecretario de Medio Ambiente, Luciano Signore- defendió su actuación "en resguardo de los parámetros ambientales" en la zona donde se construye el Club de Campo, o barrio cerrado.

Signore explicó a ANB que no corresponde al municipio la realización de un estudio de impacto ambiental, sino que otorga "los términos de referencia para la realización" de ese estudio. Con posterioridad analiza si el trabajo realizado por un tercero –empresa contratada por la firma desarrolladora del proyecto-, cumple con los parámetros planteados.

Signore negó que exista un desentendimiento del municipio en torno al control sobre la obra de El Redil, y aseguró que las áreas de Gestión Urbana y Medio Ambiente, se encuentran "trabajando" con los responsables del emprendimiento, con el Departamento Provincial de Aguas (DPA) y la dirección de Saneamiento de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), en la resolución del más complejo problema presentado: el tratamiento de los líquidos cloacales.

Es que la obra se asentó sobre una zona mallinosa que en forma natural absorbía los líquidos provenientes de la saturada planta de tratamiento del barrio 2 de Agosto, y los que naturalmente se acumulaban en el lugar. La construcción de un drenaje hasta el Lago Moreno, no hizo otra cosa contaminar la denominada Playa del Viento, que debió permanecer cerrada durante gran parte de la temporada de verano.

"Estamos en el proceso de adecuación del proyecto a lo establecido reglamentariamente en cuanto al resguardo ambiental", insistió Signore.

Sin embargo no ocultó dificultades para la resolución. "Estamos pasando, en el orden estrictamente técnico, un momento extraño, ya que nunca a un emprendimiento de este tipo se le ha pedido la disposición de una planta única" de tratamiento de líquidos.

El funcionario explicó que esa solicitud fue realizada "por la gestión anterior", y que tal sistema "no va a funcionar" ya que en la zona está proyectada, por ahora, la construcción de sólo cinco casas.

"Va a filtrar, y traerá más problemas de contaminación", agregó, y adelantó que la solución podría ser realizar una conexión entre esta futura planta de tratamiento de El Redil, y la saturada planta del Barrio 2 de Agosto.

No fue la única crítica de Signore al proceso de autorización oficial –de la gestión municipal anterior- a la construcción del Club de Campo. "Hubo irregularidades de las cuales los amparistas se agarraron para apelar el fallo (de la Cámara de Apelaciones Civil y Comercial); y hay aspectos que no podremos resolver hasta que no esté claro el proceso de autorización", apuntó. (

Comentá la nota