Recusado

Por tres votos contra dos, el Superior Tribunal de Justicia aceptó la recusación planteada contra el Procurador, Jorge Miquelarena, por los abogados defensores de los acusados por un trágico asalto en Rawson, donde murieron dos policías.
Los defensores de los imputados recusaron al jefe de los fiscales, cuando el funcionario intentó intervenir en el debate oral y público del juicio que se les sigue a los acusados por el sangriento atraco.

Es que Miquelarena, que ya había convertido la Fiscalía de Estado, una dependencia administrativa del Estado, en una unidad de investigación judicial, había tomado parte en los tramos iniciales del proceso, pero en carácter de querellante.

Por ese motivo, probablemente, es que los tres ministros del Superior Tribunal de Justicia habrían votado a favor del planteo recusatorio. En honor a la precisión de los datos, hay que señalar que la Resolución de la Corte Provincial aún no está firmada, a pesar de que el texto ya está redactado, discutido y aprobado y el trámite final será en las primeras horas hábiles del martes.

Una vez firmada y notificada a las partes, vendrán otras cuestiones, ya planteadas por algunos defensores, con respecto a la marcha del juicio.

Por ejemplo, la intervención de Miquelarena dio pie a que se piense en posibles nulidades, a partir de la condición de jefe de los fiscales que tiene el Procurador, una condición que, como es lógico, le concede la facultad de dar instrucciones y órdenes a sus subordinados, como podría hacerlo con la fiscal que actúa en este caso.

El error del Procurador no es de un carácter menor y nadie se explica bien cómo es que sucedió, sin que alguien antes advirtiera el problema mayúsculo que podia generarse, tal como terminó aconteciendo.

Volviendo al tema concreto de la Resolución del Superior Tribunal, el hermetismo de los ministros no permitió conocer en detalle los votos, aunque las especulaciones apuntan a que los dos integrantes de la Corte Provincial que respaldaron a Miquelarena son Alejandro Panizzi y Daniel Rebagliatti Russel.

Dentro de unas horas se acabarán las incógnitas.

Comentá la nota