Sin los recursos del FMI, el déficit fiscal alcanzaría los $ 18.000 millones

Con esos fondos contabilizados, a noviembre, el número ascendía a $ 13.700 millones, según un informe de ASAP. El 2009 mostrará un gasto superior al 30%
Frente a una fuerte caída de la recaudación no correspondida con una baja en el nivel de gastos, el Gobierno no pudo evitar incurrir en déficit fiscal durante 2009, pero el dinero recibido del Fondo Monetario Internacional (FMI) a raíz del programa de reactivación de la economía mundial le permitió al Fisco moderar ese resultado financiero negativo.

Entre diciembre de 2008 y noviembre de 2009, el déficit ascendía a $ 13.701 millones –1,2% del PBI–, pero si no se contabilizan los Derechos Especiales de Giro (DEGs) computados ese mes para el cálculo de la base caja, ese número habría alcanzado los casi $ 18.000 millones, precisó la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) en su informe mensual de ejecución presupuestaria.

De acuerdo con la entidad, ese número ascendería a $ 22.202 millones –2% del PBI– si se dedujeran de los ingresos, además de los DEGs, las transferencias del BCRA en concepto de utilidades y las de la cartera de las AFJP a la ANSeS.

El resultado primario, en tanto, fue positivo entre diciembre de 2008 y noviembre de 2009 en $ 8.644 millones, es decir, el 0,8% del PBI.

Crece el gasto

En noviembre, mientras que los ingresos tributarios más las contribuciones a la Seguridad Social aumentaron 17,2% interanual, los gastos primarios lo hicieron en un 37,3%, por encima del promedio anual. La mejora de la recaudación estuvo explicada, nuevamente, por los recursos previsionales, que en los próximos meses perderán relevancia porque la incorporación de la recaudación de las AFJP a la ANSeS se verificó en diciembre de 2008, lo que hace más homogénea la comparación interanual.

Los gastos primarios, por su parte, sumaron $ 21.255 millones en noviembre, que implica un crecimiento de 37% respecto del mismo período del año pasado. Esta variación es la tercera más alta de los últimos doce meses. Durante ese mes, el superávit primario fue de $ 2.803 millones y el financiero, de $ 2.326 millones, pero de no contabilizar los $ 4.100 millones de los DEGs, ambos resultados habrían sido deficitarios, según consignó ASAP.

El incremento de las erogaciones de noviembre estuvo explicado, fundamentalmente, por las transferencias de capital, tanto las destinadas a las provincias como las que tienen otros destinos. En conjunto, duplicaron lo gastado un año atrás, con un incremento de $ 841 millones. También crecieron fuertemente las transferencias corrientes a las jurisdicciones, que subieron 78%.

Ante ese escenario, ASAP estima que los gastos primarios finalizarán el año con un incremento superior al 30%, "teniendo en cuenta la expansión que vienen mostrando los rubros más inflexibles a la baja", como remuneraciones y prestaciones de la seguridad social". En diciembre también se sentirá el impacto pleno de algunas medidas adoptadas recientemente por el Gobierno, aclara el informe. Asimismo, las erogaciones podrían recibir un impulso adicional gracias a la reactivación de la inversión real directa, que hasta septiembre venía creciendo a tasas que rondaban el 72%.

Por otra parte, el documento también hace referencia a las transferencias realizadas de la Nación a las Provincias, que si bien se aceleraron en los últimos meses, siguen por debajo del promedio del gasto total. A noviembre del año pasado, la Nación giró a través de los Programas de Asistencia Financiera (PAF) $ 6.032 millones, 35% más que noviembre de 2008. A su vez, poco más de $ 2.600 millones fueron aportados a las provincias, desde abril, por el Fondo Federal Solidario o Fondo de la Soja.

Comentá la nota