Un recurso de apelación permite que Acosta siga en el sindicato

Gracias a que el dirigente asumió, perviven los efectos de la medida.
Las peripecias y complejidades judiciales siguen condicionando la situación interna del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) de esta capital.

Nueve miembros de la comisión directiva sufrieron un revés procesal luego de que el juez federal subrogante N 2, Mario Racedo, desestimó el pedido de aclaratoria que aquellos habían formulado. No obstante, el magistrado también concedió el recurso de apelación que había interpuesto el dirigente Osvaldo Acosta, contra la decisión (del propio juez) que dispuso el levantamiento de la medida cautelar que, precisamente, había posibilitado que el sindicalista y el resto de la mesa de conducción del SOEM tomaran posesión de sus cargos el 30 de diciembre. Esto tiene importantes consecuencias.

Dados los efectos suspensivos que conlleva la forma en que fue concedido el recurso de apelación, se mantendrán en pie las consecuencias de la orden cautelar dictada en diciembre por Racedo, que permitió que los miembros de la Lista Celeste (encabezada por Modesto Suárez) les entregaran las sedes sindicales al sector liderado por Acosta (Lista Azul y Roja).

Esto implica que, al menos desde el punto de vista judicial, mientras se sustancie el recurso ante la Cámara Federal de Apelaciones, Acosta y el resto de los directivos continuarán en posesión de sus cargos. Diferente es lo que puede suceder en el terreno administrativo, ya que, a pedido de los integrantes de la Lista Celeste, el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, el 15 del corriente, ordenó la intervención del SOEM y designó a Paulo Simón Sciangula, para que encabece el proceso y para que convoque dentro de los próximos 90 días a elecciones, con el fin de normalizar el gremio.

Marchas y contramarchas

El miércoles 20, a pedido de Suárez (Lista Celeste), Racedo había vuelto sobre sus pasos y había revocado la medida cautelar que, por el contrario, el 30 de diciembre había librado a favor de Acosta, a partir de una acción de amparo promovida por este.

Para hacerlo, el magistrado subrogante se basó en el hecho de que, el 13 de octubre, el sindicalista fue cesanteado por la Municipalidad y, por ende, al haber perdido la condición de empleado, dejó de ostentar la calidad que el estatuto del SOEM exige para poder ser afiliado de ese sindicato.

Amén de que Acosta apeló la resolución, nueve miembros de la comisión directiva del SOEM, que también se habían beneficiado con la orden cautelar, solicitaron una aclaratoria a Racedo. El objetivo era que el juez explicara si la revocación y levantamiento de la medida también alcanzaba a ellos o sólo a Acosta, el único al que hacía referencias el pronunciamiento.

Anteayer, Racedo resolvió que no era necesaria ninguna aclaración. "Este magistrado entiende que la revocatoria dictada el 20 del corriente, que deja sin efecto la medida cautelar, tanto por su contenido como por su extensión, precisa los efectos y alcances del pronunciamiento", argumentó.

Aunque la breve resolución de Racedo no lo dice expresamente, la decisión de revocar la medida cautelar, que precisamente había posibilitado que Acosta y el resto de la comisión directiva asumieran sus cargos en el SOEM el 30 de diciembre, comprende a todos y no sólo al secretario general del SOEM, según pudo saber LA GACETA.

No obstante, debido al recurso de apelación planteado por Acosta (contra la resolución que revocó la orden cautelar), que ya fue concedido por Racedo para su sustanciación ante la Cámara Federal, los efectos de la medida precautoria originaria perviven. Por ende, toda la directiva seguirá en sus cargos.

Comentá la nota