Recurren a los fondos de la ANSeS para financiar el plus salarial que pide Moyano

El esquema busca reducir la parte del suplemento que deben afrontar las empresas. Beneficiaría a los trabajadores de sueldos más bajos y con mayor carga familiar
No fue ayer el día para la “sorpresa” que Hugo Moyano esperaba del Gobierno. Pese a los rumores de toda la jornada y la fuerte expectativa sindical, los anuncios de la presidenta Cristina Fernández se redujeron a la presentación del plan canje de heladeras y no hubo pronunciamiento oficial sobre el reclamado plus salarial de carácter universal que los gremios pretenden conseguir antes de fin de año. La esperanza de la CGT sigue en pie: anoche, tras el acto en la residencia de Olivos –al que el camionero no concurrió–, dirigentes sindicales daban por hecho que su pedido se concretará en los próximos días, mientras desde la Casa Rosada trascendían rumores sobre el monto y otros detalles del suplemento salarial que beneficiaría al conjunto de los trabajadores.

Desde la central obrera comentaron ayer que Moyano se convenció de que el Gobierno concedería la suma fija tras la participación de Néstor Kirchner en la cena de fin de año del consejo directivo cegetista la noche del miércoles. Allí según la dirigencia sindical, el ex presidente dio señales concretas de que Cristina no se olvidaría de los trabajadores en sus “regalos” para las Fiestas. A esa confianza de los gremios se sumaron ayer las versiones que recorrieron los pasillos de la Casa de Gobierno sobre la inminencia de un anuncio contemplando un adicional salarial por única vez.

En esa línea, los comentarios mencionaron la existencia de conversaciones de funcionarios del Gobierno con representantes de sectores empresarios para que el beneficio abarque el pago de una suma fija no remunerativa de $ 200, a lo que se agregaría la duplicación del salario familiar por única vez con el pago de los sueldos de diciembre, de manera de favorecer a los trabajadores de menores ingresos y con mayores cargas de familia que no resultaron beneficiados por la eliminación de la tablita de Machinea del impuesto a las Ganancias. Si finalmente ese esquema prospera, en el caso de un trabajador con dos hijos con un salario bruto de hasta $ 2.400 el suplemento salarial sería equivalente a $ 470, es decir los $ 200 de suma fija que abonaría su empleador y otros $ 270 por la duplicación de la asignación por cada hijo, que se financiaría con los recursos de la Anses.

“Es una posibilidad interesante que se está conversando porque beneficia a los trabajadores activos con sueldos más bajos que en la mayoría de los casos volcarán el total de ese plus directamente al consumo”, analizó un referente de la central obrera. Pese a que inicialmente Moyano había reclamado el pago de un medio aguinaldo y después redujo su exigencia a un suplemento no remunerativo de $ 500, la nueva alternativa que se discutía ayer en los despachos oficiales deja conforme a los sindicatos y a la vez es funcional a las pretensiones del Gobierno de estirar los tiempos para la apertura de las paritarias de 2009.

Sin embargo, al menos en las declaraciones públicas, desde algunos sectores empresarios volvieron ayer a plantear sus cuestionamientos a la posibilidad de tener que hacer frente al pago de un plus salarial en medio de las complicaciones generadas por efecto de la crisis global. “En ese contexto, lo que hay que pensar es cómo se mantienen los puestos de trabajo. A esta altura de los acontecimientos, hablar de un aumento de sueldo o un plus no es adecuado‘”, advirtió el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Osvaldo Rial.

Informalmente, en cambio, referentes de la industria y algunos empresarios de servicios admitieron haber recepcionado pedidos de los gremios de sus respectivas actividades planteando un suplemento salarial similar al reclamado por la CGT, y marcaron sus preferencias por conceder ese reclamo antes de tener que enfrentar una presión sindical para anticipar las negociaciones salariales del próximo año.

El anuncio escalonado de medidas para paliar el impacto de la crisis tendrá un nuevo capítulo en los próximos días. El Gobierno anticipó que entre hoy y el martes la Presidenta informará de nuevas iniciativas destinadas a reactivar el consumo interno y la producción. Se especula que en ese paquete aparecerá finalmente la sorpresa del plus que Moyano, junto con otras medidas que contemplarán mejoras en los beneficios para desocupados y beneficiarios de planes sociales y la rebaja de 5 puntos en las retenciones a las exportaciones de soja y girasol.

Comentá la nota