"Recuperaremos hasta el último centavo"

Tras la aprobación del Congreso, regirá por al menos diez años. Se estima que recaudará unos u$s 117.000 millones. Lo lanzó en respuesta a los bonus "obscenos" a los ejecutivos que las entidades siguen pagando.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, propuso el "Impuesto a la Responsabilidad en la Crisis Financiera" a los mayores bancos de Wall Street para recuperar los más de 100.000 millones de dólares en fondos públicos que destinó a rescatar el sistema financiero.

"Mi compromiso es recuperar hasta el último centavo que se debe al pueblo americano, queremos de vuelta nuestro dinero –dijo Obama en un comunicado–. Mi determinación no hace más que crecer cuando veo informes de beneficios masivos y bonus obscenos en aquellas firmas que deben su existencia al pueblo americano".

El nuevo impuesto estará vigente durante al menos diez años y sólo se aplicará a las mayores instituciones financieras del país, con activos valorados en más de 50.000 millones de dólares.

El nuevo gravamen (0,15% sobre las ganancias de las entidades) deberá ser aprobado por el Congreso, paso que se da por descontado por el rechazo generalizado a Wall Street que aún perdura.

Se estima que recaudará unos u$s 117.000 millones en total durante los diez años. El 60% del ingreso provendrá de los diez grandes nombres del mundo financiero.

Según analistas del sector, a firmas como Bank of America o JP Morgan el impuesto le puede costar desembolsos de entre u$s 1.000 millones y u$s 1.500 millones por año.

En un tono poco amistoso, Obama conminó a los bancos a no hacer lobby y aceptar el impuesto.

"Si estas empresas están en condiciones para pagar grandes bonus, seguro que podrán devolver cada centavo que vino de los contribuyentes", agregó.

Los bancos no fueron lentos en responderle. "Castigar con impuestos es una mala idea", dijo el CEO de JP Morgan & Chase, Jamie Dimon.

Obama devolvió el guante ayer en Washington. "Ya vengo escuchando el lamento de Wall Street, sugiriendo que este impuesto además de no ser bienvenido es injusto. Lo que les digo a los ejecutivos es lo siguiente: en vez contratar lobistas para voltear esta propuesta o contratar un ejército de abogados y contadores para evadir el impuesto, les sugiero que cumplan con su responsabilidad", contraatacó Obama.

Los 117.000 millones de dólares que el gobierno espera recaudar son el producto de los nuevos costos que se estima significará el Programa de Alivio de Activos Depreciados (TARP), con el cual el Estado intervino para salvar a bancos, entidades financieras y otras grandes compañías de la gran crisis que comenzó a finales de 2008. Este programa de 700.000 millones de dólares fue convertido en ley en octubre de ese año durante el gobierno del republicano George W. Bush, quien en ese mismo año utilizó la primer mitad (350.000 millones).

El FMI apoyó la iniciativa progre

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Khan, celebró el anuncio del presidente de EEUU, Barack Obama, de imponer un gravamen especial a las entidades financieras con el objetivo de recuperar "cada centavo" gastado por los contribuyentes en el rescate del sector. En una rueda de prensa, Strauss-Khan señaló que esta medida aporta "un impulso al esfuerzo internacional" en este sentido. Es "una muy buena señal que ofrece Estados Unidos al resto del mundo", agregó.

Comentá la nota