Recuperando nuestra historia

Se construirá en Villa la Angostura una réplica de la iglesia que levantaron los jesuitas en 1704. Se utilizará el mismo sistema de construcción y los mismos materiales. Fue atacada y destruida tres veces, y los cuatro padres que estuvieron a su cargo, fueron asesinados.
La historia tiene sus tiempos, muchos hechos se mantuvieron durante siglos casi en el olvido, hasta que surgen para regocijo y beneficio de las nuevas generaciones. Y es que el hombre puede prescindir de muchas cosas a lo largo de su vida, pero sus raíces, su cultura, sus costumbres, forman parte indisoluble de cada ser.

Villa la Angostura, con tan sólo 76 años de vida "oficial", tiene una historia tan rica, como desconocida, a través de los siglos. Los libros y hasta los programas de los establecimientos educativos en Neuquén, destacan la conquista del mal llamado "desierto", la inmigración europea a fines del siglo XIX, y el avance y "desarrollo" del hombre blanco en la región del Nahuel Huapi.

Tehuelches, Poyas y Puelches del Sur vivieron en este tierra "desde que tienen uso de la memoria" escribía en 1670 Nicolás Mascardi. Costumbres, tradiciones y culturas que, se estima, supera los 10.000 años. Casi nada.

Desde 1670 hasta 1717 -nada menos que 47 años- el noroeste del Nahuel Huapi vivió una historia que no debe pasar desapercibida. La fundación en 1670 de la "Misión Nahuelhuapi" (se escribe todo junto) por el jesuita Nicolás Mascardi, sembró las semillas de la evangelización de la actual Patagonia, tarea nada sencilla si tiene en cuenta que los cuatro padres que estuvieron a cargo de esta tarea, fueron asesinados.

Hoy, 339 años después, la historia vuelve a surgir en Villa la Angostura, esta vez para quedarse y rendir un justo reconocimiento a los primeros misioneros que habitaron esta tierra neuquina, sembrada con su propia sangre.

Aún resta designar el lugar donde será construida, pero será con el mismo sistema y los mismos materiales con que lo hicieron aquellos carpinteros que vinieron especialmente desde Chiloé.

La iniciativa cuenta con el apoyo del párroco de la localidad, Federico Wernicke, el intendente Ricardo Alonso, y se invita a todos los angosturenses que quieran sumarse a esta reconstrucción de nuestro pasado.

Comentá la nota