Recuperan 16 terrenos por valor de $ 16,8 millones

En la Cámara de Diputados tienen en carpeta otros 20 que quieren que vuelvan a manos del Estado.
En los últimos dos años, el Gobierno provincial logró recuperar 16 terrenos que fueron donados en los últimos años a instituciones privadas por un valor comercial en el mercado inmobiliario que supera los 16,8 millones de pesos. La medida fue porque los beneficiarios, que son en su mayoría clubes y uniones vecinales, no cumplieron con la inversión que debían hacer a cambio de la cesión. En carpeta hay en otros 20 terrenos que el Estado quiere recuperar.

Con estos terrenos de vuelta en su poder, el Gobierno quiere utilizarlos para armar un fondo fiduciario y que las tierras sirvan de garantía para destinarlos a la construcción de la futura Ciudad Judicial y una planta de energía solar en Ullum, según dijo el diputado justicialista Omar Blanco, que es el ejecutor del plan.

La tarea comenzó en septiembre del 2008, cuando un relevamiento del propio legislador, que es ingeniero agrimensor y trabajó en la Dirección de Geodesia y Catastro de la provincia, reveló que la mayoría de los inmuebles donados por el Estado hasta 1998 no habían cumplido con su fin. Fueron cedidos a entidades sin fines de lucro que, a cambio, se comprometieron a realizar obras de infraestructura, pero nunca cumplieron.

Según la ley de donaciones, la número 3046, en su artículo 53, ya derogado, señalaba que para recibir con carácter de donación un terreno del Estado, la institución debía, en un plazo no mayor a los 3 años, realizar obras de construcción que, por lo menos, duplicaran el valor del terreno. Pero en la práctica las entidades, ya sea por problemas legales y principalmente por falta de recursos, no cumplieron. Por eso vino la tarea de volverlas al dominio estatal, pero en lugar de volver a donarlos, el Estado los está conservando.

Hay una diferencia. Si el terreno fue escriturado a su nombre por la entidad que lo recibió, lo que se hace es una retrocesión por ley, Pero si no hay escritura, sólo se revoca la donación.

Otra cuestión que quieren salvar los diputados y que está en estudio de la Comisión de Obras y Servicios Públicos de la Cámara de Diputados es una modificación al Código Tributario Provincial. Es que ahora, cuando el Estado retrotrae un terreno, queda una deuda impositiva pendiente. Con la Provincia del inmobiliario y con el municipio donde está ubicado el terreno de tasas por barrido y limpieza.

Así las cosas, el terreno no se puede volver a escriturar a nombre del Estado hasta que esa deuda es cancelada. Y si el Gobierno quisiera donarlo a otra entidad, esta se tendría que hacer cargo de la deuda para atrás.

De los terrenos que volvieron a manos del Estado, el de mayor costo es uno de casi 135.000 metros cuadrados, que estaba en calle Gutiérrez, en Santa Lucía. Con un valor comercial estimado en los 3,5 millones de pesos, lo había recibido la Sociedad Rural de San Juan en 1978 para construir sus instalaciones. Pero nunca las levantaron.

De los 16 terrenos, 7 estaban en Capital, 3 en Chimbas, 3 en Rivadavia, 1 en Santa Lucía, otro en Caucete y el último, el de menor valor, de 8.500 pesos, estaba en Sarmiento.

Según Blanco, la idea es avanzar también con los terrenos del interior de la provincia. Aunque recién están en revisión las leyes de donación y el estado de los inmuebles.

Entre los terrenos que están en la mira hay 20 que están sujetos a verificación para determinar si las instituciones que los recibieron cumplieron con hacer las obras a las que los obligaba la ley.

En Capital hay varios. Por ejemplo, la UNSJ tiene un terreno en Urquiza y 25 de Mayo y después hay varias uniones vecinales, como la de Villa América, con una parcela en la avenida Argentina, o el Centro de Residentes Iglesianos con un terreno sobre la avenida Las Heras 656 Sur.

En Caucete también hay varios, en poder del Colegio Nocturno Santa María, la Unión Vecinal Calle Aberastain Sur, la Unión Vecinal Villa Etelvina y la Sociedad de Bomberos Voluntarios.

El diputado Blanco dijo que se trata de un trabajo de largo aliento, pero que se debía hacer para recuperar tierras que están en desuso y en algunos casos en lugares con muy buena ubicación.

Comentá la nota