Recuperan el balneario municipal ex "Playa Esmeralda" de Villa Carlos Paz

El intendente Carlos Felpeto visitó ayer el mítico ex balneario municipal donde se llevan adelante tareas de limpieza y remodelación.
Desde hace unos días el municipio emprendió la recuperación del llamado balneario municipal de Villa Carlos Paz, que posee una rica historia entre los habitantes de la ciudad.

El intendente arribó al predio, ubicado sobre las margen oeste del lago San Roque, junto a funcionarios para verificar las condiciones del espacio público y su utilidad.

Tras efectuar un recorrido y dialogar con los trabajadores que encaran las tareas de recuperación, Felpeto dijo que consideraba que el balneario ya se podía «utilizar», y adelantó que no se efectuará una inauguración formal.

El plan de remodelación está siendo encarado por la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, que está culminando con las tareas de refuncionalización para devolverle parte del brillo que tuvo en las décadas de los sesenta y los setenta.

Esta primera etapa del proyecto culminará en los próximos días, luego que se colocaran nuevas luminarias (seis pertenecientes a la vía pública, nueve ornamentales y otras diez más en las inmediaciones del predio), y se edificaran 400 m/2 de pavimento destinado a cordón cuneta y a dársenas (que cuentan con capacidad para albergar quince vehículos). También se repararan los canteros existentes, se realizaran tareas de parquización y se pintaran columnas, pérgolas y varandas.

Estas modificaciones permitirán habilitar, durante esta temporada de verano el balneario como un nuevo paseo turístico, rescatado del olvido y con serias posibilidades de volver a convertirse en uno de los sitios más concurridos por los turistas.

Además se analiza convertirlo en un parador, mediante la colocación de césped y arena en sus costas, para que los visitantes puedan disfrutar de la vista única que ofrece donde se unen el río San Antonio y el lago San Roque.

Cabe mencionar que el complejo «Playa Esmeralda», que se encuentra al fondo de la calle Ameghino, había sido habilitado en 1987, en el lugar donde se emplazaba el llamado Balneario Municipal (que había sido creado en 1956).

Al momento de su inauguración contaba con una confitería, un anfiteatro para trescientas personas y amplias zonas de descanso, que incluían escalinatas que bajaban al lago y un vistoso parque.

Sin embargo, pese a la magnitud de la propuesta, su concesionario, Luis Antonio Pais, no obtuvo el éxito que se esperaba y la concesión no fue renovada, lo cual motivó que el predio quedara abandonado durante varios años y se demolieran las áreas edificadas.

Comentá la nota