UCR recupera ex encantados por el juecismo

Intendentes que apoyaban al jefe del Partido Nuevo respaldan la lista de candidatos del radicalismo.
Observaciones del paso de Ramón Mestre por el departamento San Justo, el fin de semana pasado: a) la UCR está viva y hay en torno a sus candidatos un entusiasmo que no fue observado en elecciones anteriores; b) quizás por eso mismo, aparecen intendentes radicales que antes rendían honores a Luis Juez dando su apoyo a la lista 3; c) el chalequito blanco de la segunda candidata a senadora, Marta Borello, va camino a convertirse en un clásico, como aquella recordada campera roja inflable de Luis Molinari Romero.

El intendente de Las Varillas, Juan Pablo Rujinsky, ganó las elecciones de 2007 como candidato de la alianza radical-juecista, y nunca ocultó que pretendía para la UCR el (triste) rol de socio del Partido Nuevo en 2009.

Sin embargo, ahora entre la lista radical y la lista juecista optó por la de su cuna política. Como entre la UCR y el Partido Nuevo hay un vaso comunicante (lo que uno gana lo hace merced al otro), la de Rujinsky es una buena noticia, al igual que lo fue el alineamiento de Guillermo Cruccianelli (Río Primero), días atrás.

Los intendentes son muy importantes en la estrategia radical porque aseguran el voto local, y por esa misma razón Juez trató de atraparlos con la ayuda de su amigo, Mario Negri, intentona que fracasó en el Congreso partidario.

Así, en la recorrida por San Justo acompañaron a Mestre los intendentes de Villa Fontana (Cristian Baudino), de Arroyito (Gustavo Benedetti), de Balnearia (Bernardo Costamagna), de Marull (Daniel Constantino), de Pozo del Molle (Carlos Salvático) y de Calchín Oestre (Walter Ferreyra). También integraron la delegación proselitista Borello, la diputada nacional Silvia Storni y el legislador provincial, Dante Rossi.

A los intendentes de toda la provincia el comité de campaña les pedirá una nueva prueba de amor. El miércoles por la noche, en la Casa Radical, habrá una cena de recaudación de fondos en la que los jefes comunales deberán demostrar qué tan generosa es su billetera. Las entradas más baratas costarán 1.000 pesos, y las más caras, 10.000 (la opción intermedia será de 5.000 pesos). Mirarán con precisión cuántas entradas, y de qué precios, compra cada uno.

La cena en el salón Macario Carrizo será la tercera de este tipo que realiza la UCR. La segunda fue el martes pasado en Villa Carlos Paz, cuando se vendieron poco más de 300 entradas de 500 pesos.

Comentá la nota