Ya es un recuerdo la sede del PJ

Más de un transeúnte que ayer haya circulado ocasionalmente por Rivadavia al 100 se habrá sorprendido ante un gigantesco baldío donde, en el fondo, se podía observar las estatuas de cemento de Perón y de Evita saludando sonrientes entre escombros.
La vieja casona del Partido Justicialista ya no existe; fue demolida para que en ese lugar se construya un moderno edificio.

La decisión, adoptada por la a actual conducción del PJ, fue cuestionada por algunas entidades defensoras del patrimonio arquitectónico de la ciudad, aunque sin éxito. El partido tomó todos los recaudos legales para la demolición del edificio.

La empresa Tensolite SA es la que lleva a cabo la obra, que demandará una inversión de $ 2,5 millones. El 17 de octubre, cuando el peronismo festejó el “Día de la Lealtad”, la CGT, las 62 Organizaciones peronistas y dirigentes opositores a la actual gestión oficialista realizaron un acto de protesta frente al edificio, en rechazo a la demolición.

Comentá la nota