Recta final para acordar salarios entre los gobiernos y los docentes

En febrero, gremios y Gobierno nacional acordarán un nuevo salario mínimo, que rondará los $1.800. En Corrientes, esta semana inician las negociaciones por el básico. Al Gobierno le preocupa que deberá hacerse cargo de los $250 que paga Nación; y no el blanqueo salarial.
Apenas inicie febrero la Paritaria Nacional Docente retomará su dinámica de negociaciones. Las cinco centrales sindicales nacionales esperan acordar con el Ministerio de Trabajo y de Educación de la Nación y con los ministerios de educación de la provincias (a través del Consejo Federal de Educación) el nuevo monto del "sueldo mínimo garantizado" para todos los maestros del país; para evitar los conflictos laborales en el inicio del ciclo lectivo (1 de marzo).

La CTERA, UDA, SADOP, AMET y CEA consensúan un pedido de aumento salarial del 20 por ciento. El Gobierno nacional estaría dispuesto a ceder para no cargar con nuevos conflictos, y el aumento estaría entre los 1.700 y los 1.800 pesos. Actualmente, el sueldo mínimo garantizado está en 1.500 pesos.

En Corrientes, el panorama educativo todavía es incierto. El ministro de Educación, Orlando Maccio, aseguró que antes de que finalice enero se reunirá con los sindicatos docentes; y ese plazo vence esta semana. De la reunión participaría también el gobernador Ricardo Colombi.

Aunque aún no hay una convocatoria oficial, los docentes ya tienen un temario concreto. El polo gremial docente conformado por los sindicados AMET, UDA, ACDP, SADOP y MUD, que son los que mayor contacto político y afinidad tienen con el Gobierno, ya recibieron la confirmación de que en la primera reunión se conformarán las comisiones Pedagógica y Laboral. Simularán tener los mismos alcances que una paritaria docente, pero a la correntina.

El tema principal será el blanqueo de los 350 pesos en el sueldo básico, para que suba, de 650 a 1.000 pesos, y así no iniciar las clases con conflictos. Ricardo Colombi ya prometió a los docentes "que los sueldos se pueden ir corrigiendo de manera parcial", pero evita hablar de aumentos.

Restan otros puntos, como la derogación de los decretos 400 y 401, a través del cual se le descontaba 250 pesos a los docentes que realizaban paros. También la reglamentación de la Ley de Titularización Docente. Y otros temas que surjan de los nuevos planteos, como los efectos que produjo en Educación el congelamiento de las recategorizaciones.

SUTECO, que se muestra como el único sindicato combativo. Sigue esperando una respuesta formal para reunirse con el Gobernador y el Ministro de Educación. Reclama una mesa preparitaria docente; de lo contrario convocará a un paro general para el 1 de marzo. "Durante todo el 2008 y el 2009 estuvimos con conflicto. No para que gane Ricardo Colombi sino para que se nos solucionen los problemas, y eso todavía no pasó. Acá hay un conflicto abierto y latente", dijo su secretario general, Fernando Ramírez.

Al Gobierno provincial no le preocupa tanto blanquear los 350 pesos que piden los gremios, ya que no le insumirá dinero extra para el sueldo básico. Por eso que el ministro Macció aseguró que, durante el 2010, habría un blanqueo salarial progresivo. Eso sí, deberá girar más fondos al IPS y al IOSCOR. Los docentes y el Gobierno saben que Corrientes paga unos de los sueldos básicos más bajos del país, por eso, los sindicatos serán inflexibles con el pedido de blanqueo en el básico. Lo que sí le preocupa al Gobierno es que, a partir de marzo, deberá hacerse cargo de los 250 pesos que actualmente paga Nación, para solventar el actual sueldo mínimo de 1.500 pesos. Esto le insumirá al Gobierno correntino unos 55 millones de pesos extras por mes.

Disparidad salarial en la Provincia

El nuevo piso salarial docente disparará, como un efecto dominó, el reclamo del resto de los empleados estatales. En Corrientes, demás sindicatos de empleados públicos piden un "aumento salarial urgente"; mientras que el Gobierno pidió "paciencia y prudencia" en los reclamos. Los primeros en avanzar con un acuerdo salarial serán los docentes, y esto potenciará los reclamos de los demás estatales.

Actualmente, el sueldo mínimo garantizado de un empleado público correntino está en 1.100 pesos; hace un año y medio que no tienen aumento. Están 400 pesos por debajo de la línea de la pobreza (1.500), y rozando la línea de indigencia. Si se los compara con el sueldo de un empleado municipal de Capital (que tiene un sueldo garantizado de 1.450 pesos y van por un nuevo aumento) o con el piso salarial de los maestros (está en 1.500 y alcanzarían los 1.800 pesos), ni hablar de un sueldo de un empleado de la Justicia; resalta la disparidad salarial que sufren los agentes estatales en la Provincia.

Sin embargo, el gobernador Ricardo Colombi les sigue pidiendo paciencia. "La demanda salarial es real, pero hoy la frazada es corta y no alcanza para todos", señaló. Dijo que un aumento dependerá de la refinanciación de la deuda con Nación (PAF 2009 y 2010) y que "recién para el segundo semestre" del año las arcas provinciales mejorarían su situación.

Comentá la nota