En la recta final, Macri y Fernández apuntan a los votantes moderados

En la recta final, Macri y Fernández apuntan a los votantes moderados

Los dos candidatos buscan fortalecerse en los sectores medios, donde perciben mayor volatilidad; ambos también se focalizarán en el interior bonaerense y en Córdoba; el Presidente mantendrá la hiperactividad

En las últimas dos semanas de campaña, el presidente Mauricio Macri, que pelea por su reelección, buscará fortalecerse en distritos del interior de la provincia de Buenos Aires y en Córdoba. Acuñará un discurso épico volcado a recuperar votantes de clase media del centro y de la centroderecha del arco político, el núcleo original de su base electoral, donde perdió mucho apoyo.

Su principal adversario, el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, también intentará crecer en los distritos donde a Macri le fue mejor en las PASO en la provincia: Mar del Plata y Bahía Blanca son sus prioridades en territorio bonaerense. Y también analiza cerrar la campaña en Córdoba, aunque eso no está definido. Quiere birlarle el voto mediterráneo a Macri.

Fernández dejará de lado los actos masivos, no les prestará tanta atención a las recorridas, confiado en su triunfo. Prefiere mostrarse en reuniones de equipos de gestión para transmitir la idea de que ya es presidente. En la recta final hacia las elecciones presidenciales del 27 de octubre buscará crecer con parte del voto medio conservador enojado con Macri por la economía. De allí su tono moderado en lo económico, que se afianzará en estos 14 días.

El discurso de Fernández será monocorde y sin anuncios grandilocuentes. El objetivo general es no cometer errores para poder ampliar la ventaja de 15 puntos que obtuvo en las primarias. No quiere otro tropiezo como el anuncio del aumento del impuesto a los bienes personales, que preocupó a sectores medios, asfixiados por la presión tributaria.Macri insistirá en las marchas masivas del "Sí se puede" para pedir fiscalización y asistencia a las urnas: apelará al formato festivo, al tono emotivo y a las promesas a la clase media de que "ahora viene el alivio", el "crecimiento" y "llegar a fin de mes".

Busca un baño de calor popular a lo largo de las 30 ciudades de la caravana electoral. No siempre todo sale a pedir de boca. En Mendoza, una joven, Verónica, le mostró un cartel que decía "Con aborto no te voto". Y el Presidente leyó: "Sí a las dos vidas". Macri aprovecha para hacer anuncios dirigidos a complacer al centro del arco político: seguridad, orden, corrupción, aborto, planes sociales y justicia.

En el último tramo Macri camina el interior. Estuvo ayer en Olavarría, hoy estará en Santa Fe para el debate presidencial y mañana viajará a Paraná (Entre Ríos). El martes irá a Pergamino (Buenos Aires); el miércoles, a Río Cuarto y Carlos Paz (Córdoba); el jueves irá a Reconquista (Santa Fe) y a Sáenz Peña (Chaco); el viernes, a Corrientes, y el sábado encabezará la Marcha del Millón en el Obelisco. El lunes 21 irá a Jujuy; el martes, a Rosario; el miércoles, a Mar del Plata, y el jueves 24 cerrará su campaña en Córdoba, en la esquina de Vélez Sarsfield y San Juan. Una intensidad proselitista que nunca experimentó.

Ads by 

"Mauricio va a seguir en la misma línea que hasta ahora. Seguimos con las marchas del 'Sí se puede' y hablando de manera directa a la gente, también anunciando una propuesta de la nueva etapa por día", aseguró un allegado a Macri. Una apuesta fuerte serán los debates presidenciales de hoy y del domingo 20.

Le preocupan los votos que perdió de sectores conservadores. Por eso, hizo un llamado a "terminar con la impunidad" en las causas de corrupción; se pronunció contra el aborto, hizo un homenaje a exconscriptos y exmilitares caídos en Formosa por un ataque terrorista en 1975, y anunció la ampliación del Servicio Cívico Voluntario a 100.000 jóvenes. Macri busca identificarse con valores republicanos e institucionales que fueron siempre su activo.

Al mismo tiempo, el Gobierno lanzó el debate sobre la duración de los planes sociales, un plan de control de DNI en los trenes, créditos blandos para efectivos de fuerzas de seguridad y la "ley mentira", y Miguel Pichetto pidió "dinamitar" los centros de venta de droga en las villas.

Alberto Fernández apostará más fuerte al acto del PJ en La Pampa, el 17 de octubre, por el Día de la Lealtad Peronista. Estarán Cristina Kirchner, gobernadores e intendentes del PJ. Luego del debate de hoy en Santa Fe, Fernández viajará mañana a Rosario. Por ahora no hay ningún otro acto confirmado.

Tendrá actividades en la ciudad y ciertas "bajadas" al conurbano cercano a la Capital. En la provincia, las prioridades serán Bahía Blanca y Mar del Plata, aún sin fecha, donde Macri suele tener apoyo. "Se busca allí caminar un votante de perfil de centro, parecido al de Cambiemos", dijo una fuente del PJ. Irá junto al candidato a gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Fernández podría cerrar la campaña en Córdoba, pero no está confirmado aún. Sería la séptima vez que va a La Docta en la campaña.

"Mantendrá un tono monocorde, sin anuncios grandilocuentes. Seguirá manteniendo el eje en la economía", señalan cerca de Fernández. La idea es no cometer errores como el anuncio del aumento al impuesto a los bienes personales. "No fue un anuncio, se lo preguntaron y siempre se genera confusión", aclaran. Tal vez para evitar eso buscará mostrarse en reuniones de "gestión".

Coment� la nota