Hay recortes fuertes en el entretenimiento

Hay recortes fuertes en el entretenimiento
Las familias aseguran que suprimieron gimnasio, cursos extraescuela, compras de diarios y revistas, y salidas a comer afuera. Cierre de nuevos restaurantes.
Como cada vez que hay una crisis -y a los argentinos les sobra know-how para saber cómo manejarse- los consumidores empiezan a aplicar estrategias para que el dinero les rinda más: recortan gastos sea suprimiendo productos o servicios o bien cambian de marcas para aprovechar la diferencia de precios. En Córdoba, el primer impacto del enfriamiento de la economía ya se siente fuerte -además de en el sector de bienes durables- en el área de ocio y entretenimiento.

En la actividad gastronómica la caída es, según empresarios de restaurantes, de alrededor de 30 por ciento en lo que va del año en comparación con el mismo período de 2008. La baja es generalizada en los locales de precios medios (entre 35 y 60 pesos por persona) y menos significativa en los más caros (arriba de 90 pesos por persona). “Es lo de siempre, lo que ya vivimos en 2001/2002. Los que más tienen mantienen sus hábitos, son los del segmento medio los que se convierten en el jamón del sandwich”, desliza el dueño de un restaurante de barrio General Paz.

Una recorrida entre empresarios del sector y entre sus proveedores permite describir un panorama que tiene características muy definidas:

- Hay una retracción general del consumo, pero los menos afectados son los “tradicionales” y los más golpeados los “gourmet” que surgieron en los últimos tiempos.

- A diferencia de 2007 y medio 2008, la actividad se concentra en viernes y sábado, mientras que el resto de los días se trabaja menos de la mitad que esos tiempos.

- Los clientes tratan de achicar el ticket: comparten más y/o eliminan algún plato (en general suprimen entrada o postre o bien comen sin vino).

- Han cerrado locales que se inauguraron en medio del boom gastronómico. Y hay muchos preocupados por si podrán subsistir.

Un proveedor de bebidas de larga trayectoria en el mercado cordobés plantea: “Todos tienen problemas, pero aquellos restaurantes que se manejan como empresas, que hace años que están y que ya pasaron crisis, son los que siguen. Los otros, los que nacieron al calor del consumo, tienen pocas alternativas de sobrevivir”.

Tijeretazos

Gabriela es productora de eventos y está casada con un médico. Señala que se encuentran “reacomodando” el presupuesto familiar. “Reubicamos el gasto. Por ejemplo, pagábamos a una persona por hacer algunas tareas en la empresita, ahora las cumple mi hija de 18 años”, dice a LA MAÑANA y agrega que el varón, de 20 años, optó por no irse de vacaciones con sus amigos para poder pagar un curso de preparación para la facultad.

Adriana Ibáñez es ama de casa y su marido taxista, propietario del vehículo. En su casa el recorte vino por las clases de kung fu de los chicos de 14 y 11 años. Plantea que el gimnasio aumentó el 30 por ciento y que, para ellos, es caro. “El taxi factura casi 25 por ciento menos que en octubre o noviembre y tenemos que acomodarnos”, agrega.

Este diario consultó en varios gimnasios y academias de natación sobre el nivel de actividad. Coincidieron en que todavía “no se nota mucho” la crisis, pero advierten que hay una baja estacional en el verano y abril será el mes clave para medir cómo viene el año. Igual, admiten que hay entre cinco y 10 por ciento menos de alumnos que en octubre/noviembre y algunos -para compensar el alza de cuota- redujeron la frecuencia.

Cristina es pensionada y gana unos mil pesos mensuales por la venta directa de cosméticos. Cuenta que, “para no tener problemas después”, ya empezó a achicar algunos gastos. “Compraba el diario todos los días y ahora son tres veces por semana. Suprimí una revista semanal y en vez de juntarnos con unas amigas a comer afuera dos o tres veces por mes, nos reunimos en una casa”, grafica. Su incertidumbre es si podrá mantener sus ventas y, por lo tanto, sus ingresos.

En lo que hace a los espectáculos, la crisis no ha hecho una mella significativa en la grilla de los productores y se siguen anunciando -o negociando- visitas importantes, pero la venta de entradas no es tan fluida como a comienzos de 2008. Se multiplican las promociones y los tickets regalados.

Comentá la nota