Un recorte a la educación

Un recorte a la educación
Lo denunció Gustavo Lesbegueris, de la Defensoría del Pueblo porteña, durante la presentación de un documental sobre la falta de vacantes en los barrios del sur. La falta de inversión en la construcción de escuelas fue determinante para la deserción.
"Para 2010 se prevé un brutal recorte presupuestario a la Dirección General de Infraestructura Escolar en relación con 2009. La reducción es de más de 100 millones de pesos", alertó el responsable del área de Derecho a la Educación de la Defensoría del Pueblo, Gustavo Lesbegueris. Lo hizo en la Legislatura porteña, durante la presentación del documental Derivados, en el que se da cuenta de la falta de vacantes en escuelas del sur de la ciudad para los niveles inicial y primario, producto de la falta de inversión en la construcción de edificios escolares. Para Lesbegueris, las causas por las que no se construyeron más escuelas son "la falta de decisión política" y "la subejecución del presupuesto para esta área: el dinero está pero no se utiliza".

Según Lesbegueris, un ejemplo de la falta de acción del gobierno porteño fue su participación en el programa nacional 700 Escuelas, en el que la ciudad previó la construcción de nueve edificios escolares. "Por no presentar a tiempo los informes técnicos, no recibió los aportes necesarios" y de ese total sólo se construyeron tres establecimientos educativos.

En un contexto de carencia de edificios y serios problemas edilicios, "cualquier recorte en este rubro sensible es de gran impacto", advirtió el titular del Area Derecho a la Educación de la Defensoría. "Por un lado, está en juego el acceso a la educación y por el otro la seguridad de los chicos", evaluó.

La presentación se realizó en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña. El documental realizado por la Defensoría, evidencia la falta de vacantes en las escuelas públicas del sur de la ciudad, por lo que los chicos deben ser reubicados en instituciones alejadas de sus hogares. La presentación fue organizada por el legislador Martín Hourest (Igualdad Social), quien impulsa que el audiovisual sea declarado de "interés educativo" por el cuerpo legislativo. Además, el encuentro contó con la participación de panelistas que hicieron sus aportes sobre el tema en cuestión: la desigualdad educativa.

Allí se manifiesta que hasta marzo de 2009, de casi nueve mil chicos que se encuentran en lista de espera para poder obtener un lugar dentro de la escuela pública en la Ciudad, el 72 por ciento vive en la zona sur, según datos de las direcciones de Educación Primaria y Educación Inicial del Ministerio de Educación. El crecimiento demográfico y la insuficiente cantidad de escuelas son dos de las principales causas que producen esta situación, justamente en los barrios porteños más pobres.

"Acción y efecto de sacar o separar una parte del todo o de su origen y de su principio", dice el diccionario al definir el término "derivados". Con esa explicación arranca el documental, que reúne testimonios de docentes, padres, alumnos de escuelas públicas y especialistas en educación, que dan cuenta del derecho negado de las familias a anotar a los chicos en establecimientos de la zona, tal como lo estipula el Reglamento Escolar.

De esta manera, los niños "son tratados como excedente. Sobran de acá, los tiran allá. Es una acción de absoluta irresponsabilidad", afirmó Guillermina Tiramonti, coordinadora de la maestría en Ciencias Sociales con orientación en Educación (Flacso), quien formó parte del panel, durante la presentación.

Para la derivación de alumnos, a partir de 2002 el gobierno porteño puso a disposición transportes gratuitos. Pero, según Tiramonti, no sólo "no había suficientes transportes", sino que "tampoco se realizó un seguimiento de los chicos ni una correcta preparación de las escuelas que los reciben". De ello se desprende una reflexión compartida con Hourest y Lesbegueris: todas las complicaciones que se interponen en la educación de los chicos fomentan de alguna forma la deserción escolar.

Si bien el documental fue realizado en 2008, la problemática continúa en aumento y sin ninguna solución efectiva.

Comentá la nota