Una recorrida por la vergüenza del hospital Plottier

Los diputados Inaudi y Kogan siguen de recorrida. De la cárcel de Senillosa, pasaron al hospital de Plottier. El edificio nuevo hace años que está terminado, pero su puesta en marcha va a paso de tortuga. Y el hospital viejo atraviesa por situaciones de patéticas carencias.
El dúo denunciador de la legislatura neuquina integrado por los Diputados Ariel Kogan (PJ) y Marcelo Inaudi (UCR) descubrió otro "bocado de Cardenal" en el hospital de Plottier, hace tiempo terminado pero aun deshabitado, en su búsqueda de los defectos más notorios atribuibles al gobernante MPN.

Los legisladores recorrieron el edificio del nuevo Hospital de Plottier y visitaron el viejo nosocomio –en funcionamiento- de esa ciudad, donde se reunieron con sus autoridades.

Señalaron al cabo del encuentro que el edificio "nuevo" lleva "tres años y medio de concluido, esta vacío, con algunos vidrios rotos", y evidenciaron el contraste con el actual hospital, que "no da abasto, tiene graves problemas de funcionamiento, de infraestructura, y los enfermos están hacinados o son derivados al Castro Rendón".

Allí escucharon de boca de los directivos del hospital que "está prevista la adquisición del equipamiento, no así las 235 personas ( de las cuales 35 deberían ser médicos) que se necesitan" para el óptimo servicio de la institución.

Lo cierto es que actualmente las graves deficiencias de las cloacas hacen que un camión atmosférico "deba desagotar dos veces por día los desechos que el funcionamiento de hospital genera". Además, puntualizaron que la institución cuenta con una sola ambulancia alquilada, "ya que la propia tiene reparada la caja de cambios y esta retenida en el taller, porque no se tienen los 8.700 pesos que hacen falta para retirarla.

Destacaron además que el presupuesto para alimentar a los internados es de 26.000 pesos mensuales, pero la dirección del hospital recibe todos los meses 12.500 pesos por todo concepto, lo que genera un retraso de tres meses en el pago al proveedor de la comida y al de los artículos de limpieza, y una deuda global del hospital que fue estimada en 80.000 pesos.

"Es manifiesta la incapacidad de la gestión del Gobierno de Sapag en materia de Salud" declaró Ariel Kogan luego de la recorrida. El radical Marcelo Inaudi se preguntó "cómo puede ser que haya un hospital colapsado a dos cuadras de otro nuevo y sin usar hace tres años y medio".

Comentá la nota