Récord de turistas en Mar del Plata

La ciudad vive el mejor fin de semana de los últimos cinco años, con más visitantes y mayor nivel de consumo
Playas repletas, paseos comerciales desbordados, restaurantes con mesas atestadas y largas filas de comensales dispuestos a esperar más de una hora para tener la carta en mano y pedir el plato favorito. Sin margen para la discusión, la costa atlántica, y Mar del Plata en especial, vive el mejor fin de semana del verano.

Jorge González, propietario del balneario La Caseta, va más allá y se anima con una sentencia contundente: "No sólo es el mejor fin de semana de este verano, sino el de los últimos cinco años". Otros operadores lo ratifican. Y aclaran que no sólo se refieren a cantidad de gente en la ciudad. "Es muy bueno el nivel de consumo, en especial en gastronomía y servicios", dicen.

Tan buena y contundente es la cantidad de viajeros que andan por aquí que, ante las consultas reiteradas de los que se decidieron a venir en las últimas horas pero no hicieron reserva de alojamiento, el Ente Municipal de Turismo (Emtur) decidió abrir de urgencia un registro de plazas disponibles tanto en hoteles como en casas de familia.

Pablo Fernández, titular de ese organismo, dice que según el sector al que se consulte este fin de semana y en general lo transcurrido de la temporada es la mejor en cinco años. "Se veía desde diciembre y se acentuó ahora con más cantidad de gente, estadas más prolongadas y mayor predisposición al consumo", dijo a LA NACION.

Ayer, el sol se fue perdiendo entre las nubes con el correr de la tarde. Ese escenario llevó a miles de turistas a dejar las playas más temprano. Así, al menos por esa vez, se minimizó el problema que se repite diariamente en el tramo de la ruta 11 más cercano al faro y, desde Punta Mogotes hacia el Sur, recorrido en sentido al centro, que cada atardecer parece eterno.

En jornadas anteriores, casi sin operativo policial ni de tránsito como para ordenar la situación, decenas de miles de autos van paragolpe contra paragolpe. El viaje es puro freno y embrague y casi nada de acelerador. Así, los automovilistas tardan entre una hora y una hora y media para recorrer lo que en condiciones normales puede llevar veinte o treinta minutos.

"Es un caos, pero es propio de estos fines de semana y no hay más alternativa que tener paciencia", explicó Tomás, que marcó esperas de hasta 20 minutos sólo para abandonar la playa de estacionamiento del balneario 4 de Punta Mogotes. Para evitar estos congestionamientos hay que partir antes de las 19 o, en su defecto, preparar termos para el mate y emprender el recorrido ya de noche.

La ocupación hotelera se aproximaba al 95 por ciento y apenas el 10% de los departamentos y casas en alquiler se quedó sin clientes. En ambos sectores admiten que, a partir de mañana, habrá una merma en la demanda, pero también sostienen que hay un buen porcentaje de visitantes que continuarán por aquí hasta el próximo domingo, fecha que marcará un nuevo recambio turístico.

El panorama es muy bueno para esta última semana de enero y prometedor para febrero, al menos en su primera quincena. En hoteles e inmobiliarias reconocen que, desde principios de temporada, había buena cantidad de consultas y reservas para estas fechas. Destacan que los clientes que se decidieron por el segundo mes del año priorizan el escenario no tan congestionado y, más aún, los precios más accesibles, con descuentos de hasta 30% respecto de los valores de enero.

Comentá la nota