Récord de negocios en bonos le da u$s 100 millones a Redrado y alarga el "veranito"

Los fondos del exterior siguen apostando por la renta fija argentina que paga tasas incluso más altas que Venezuela. Operadores creen que la tendencia seguirá. El billete mayorista cedió terreno, mientras que para el público, en las casas de cambio, se vendía a $ 3,85 al igual que el día anterior.
Con un poco menos de ímpetu, el "veranito" financiero sigue latente. Si bien ayer no se vieron subas del 10% en los bonos como los dos días previos, la renta fija continúo por tercera jornada consecutiva mostrando importantes ganancias. El apetito de los inversores por ingresar dólares a la plaza para comprar títulos públicos hizo también que el billete mayorista cediera un poco más. La actual dinámica dólar-bonos es ideal para el Gobierno: la baja en los rendimientos de los títulos ayuda a que el acceso a los mercados sea –progresivamente– a un costo más razonable; mientras que el BCRA (y la economía en general) recupera divisas después de diversos escenarios de stress que profundizaron la fuga de capitales.

Así las cosas, el circuito financiero mostró una cara bastante similar a la de los últimos días. El ingreso de fondos del exterior hizo que el "contado con liquidación" cediera hasta $ 3,78-$ 3,80. Ese flujo positivo, sumado a la venta por parte de los exportadores (de alrededor de u$s 50 millones), hizo que el mercado cambiario quedara a merced del BCRA. La autoridad monetaria dejó deslizar el tipo de cambio mayorista desde $ 3,83 hasta $ 3,8250 cuando decidió salir a comprar divisas para que el precio no siguiera cayendo. La actividad del BCRA en ese frente hizo que el dólar volviera a subir hasta $ 3,83, momento que aprovechó para vender paquetes cerrados, las famosas "ventas testimoniales", con ofertas en bloques de a u$s 10 millones que sólo un banco compró una de estas posturas.

El saldo final fue un Banco Central sumando alrededor de u$s 100 millones a sus reservas, un dólar en casas de cambio igual que el cierre anterior ($ 3,85) y un mayorista levemente abajo en $ 3,828. "No creo que Redrado quiera ver al billete mucho más abajo que esto. Tampoco le es negocio comprar dólares a precios tan bajos, creo que manejará ese equilibrio", decían desde una entidad privada.

La "sobreoferta" de dólares también se siguió manifestando en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), donde se negociaron $ 1.130 millones, el volumen más altos desde que se estatizaron las AFJP el año pasado. Si bien las subas fueron a menor ritmo, se vieron alzas de 3% en los bonos más representativos de la plaza. El Discount ganó 2,27%, el Par en pesos sumó 3,20% y 3,14% en el caso del PR13. Entre los de dólares, el Boden 12 trepó 2,87% y el Bonar 11 ganó 1,43%. Tuvieron una buena rueda los cupones atados al PBI: se apreciaron 5% en el caso de los de pesos y casi 4% en el de dólares (ley Nueva York).

"El flujo de capitales está yendo hacia la renta fija argentina. Es infernal porque la curva de dólares y pesos está fuera de los rendimientos normales de los emergentes. La suba de los bonos va a seguir hasta que la curva argentina haga un catch-up con –por ejemplo– Venezuela. Los títulos de Chávez rinden 13% y como mínimo tenemos que llegar a esos retornos. Mientras que haya flujo de dólares va a mantenerse el upside", explicaron desde un importante banco. En las mesas contaron que el BCRA siguió vendiendo bonos (particularmente Discount), mientras que la ANSeS aprovechó para salir de compras. No extraña ya que la valorización del Fondo de Garantía de Sustentabilidad se dio principalmente por la apreciación de los bonos. Pasó de $ 100.000 millones a $ 120.000 millones, según la última información oficial.

"Había que mirar las diferentes cuestiones macro (deuda y balanza de pagos) que siguen bien a pesar de todo. Esto hizo que los de afuera compraran al encontrarse con tasas altamente positivas", dijo un ejecutivo del mercado.

Comentá la nota