Reconstruyeron el paso a nivel que une Albertina y Santa Catalina

Para "facilitar el paso de los peatones y los automovilistas", se pusieron en marcha las tareas para reconstruir el cruce a nivel, que según se estima quedará habilitado en pocos días. También se construyeron los andenes de la parada ferroviaria y se colocó señalización en el lugar, un trabajo que los vecinos esperaban desde hace mucho tiempo.
Se espera que en pocos días quede habilitado al tránsito vehicular y peatonal el cruce sobre las vías del ramal Temperley-Haedo de la Línea General Roca, que vincula los barrios de Villa Albertina y el Barrio Obrero de Santa Catalina (a la altura del Km. 34), en el partido de Lomas de Zamora.

Los trabajos de repavimentación, la construcción de los andenes de la parada ferroviaria y la colocación de carteles de señalización fueron realizados por el personal de la Unidad General Operativa Ferroviaria (UGOFE) y luego de un reclamo vecinal y de usuarios de larga data.

En este sentido, el secretario de Obras Públicas de la comuna, Julio Massara, explicó que "los trabajos, son de fundamental importancia no sólo para quien circula con su vehículo, sino para el vecino que usa ese servicio ferroviario".

La reconstrucción duró 60 días y se estima que la próxima semana quedará oficialmente inaugurada. Los trabajos incluyeron la construcción a nuevo de los andenes del apeadero del kilómetro 34 del ramal de Temperley- Haedo.

La obra, realizada por la Empresa CEO S.A., se enmarca en un programa de renovación de pasos a nivel que se viene llevando a cabo desde 2007, y comprendió el reemplazo de la calzada actual (totalmente destruida), por una nueva de hormigón armado, el cambio de rieles y durmientes, fijaciones y balastro.

Además, se construyó el refugio para el guardabarreras, que no existía.

Otra de las mejoras se relacionó con la iluminación e instalación eléctrica y señalización (de acuerdo a la reglamentación en vigencia) al tiempo que se construyeron los denominados laberintos peatonales, que permiten la circulación en todo su recorrido de dos personas.

También se remodeló el paso para las personas con movilidad reducida.

El cruce es clave dado que vincula a través de las calles Eibar y Juan Facundo Quiroga, los sectores de Villa Albertina y el Barrio Obrero de Santa Catalina, y a través de él se puede acceder hasta el Camino de Cintura.

El cruce no contaba con barreras, las cuales serán colocadas al momento de su habilitación.

"Ya era hora de que hicieran algo, porque transitar por acá era una odisea y los usuarios merecíamos que de una vez por todas cumplieran con su deber, después de todo nosotros como vecinos pagamos los impuestos y como pasajeros también abonamos nuestro pasaje", resaltó Emilio Falvez, que vive a cinco cuadras de la estación y transita por allí todos los días.

Comentá la nota