"Hay que reconstruir la confianza"

Enfatiza que la salida de la crisis mundial presenta oportunidades para la Argentina que "debe aprovechar". Una de ellas es arreglar con los bonistas que quedaron afuera del canje de deuda.
El ex presidente del Banco Central y actual titular del Hipotecario, Mario Blejer, ratifica que la crisis internacional no se extenderá más de este año y enfatiza que la Argentina debe estar preparada para aprovechar las oportunidades que se abrirán a partir de este cambio en el panorama. Plantea que hay que ayudar esta transformación con "políticas locales que refuercen el tema de la confianza".

En diálogo con LA MAÑANA indica que ese es el punto que está "frenando el dinamismo en las inversiones y provocando la salida de capitales". Entre las variables que Argentina podría aprovechar señala la posibilidad de arreglo con los hold-outs, los bonistas que quedaron afuera del canje de deuda. "Son fondos buitres, pero siempre es mejor arreglar con los buitres cuando tienen hambre y no cuando están con el estómago lleno", grafica.

A Blejer no lo preocupa en demasía la incertidumbre de esta coyuntura, a la que califica de "natural" en una etapa preeleccionaria. "Pasa en todos los lugares del mundo", sintetiza, pero insiste en que hay que prepararse para el día después del comicio. Cuando, gane o pierda el oficialismo, hay que tener en claro hacia dónde se va. "Confianza y predecibilidad van de la mano", indica.

Para ratificar que es optimista respecto del fin de la crisis internacional y de las posibilidades argentinas, plantea que "si no lo fuera, no me hubiera puesto a tratar de reconstruir el crédito a largo plazo. En eso estamos ahora con una alianza estratégica con la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) pero siguiendo en la búsqueda de financiamiento".

"Con las condiciones del préstamo que estamos ofreciendo lo tomaría sin duda. Cuotas fijas y largo plazo y, además, un propósito definido", dice.

- En otras veces que hemos hablado se mostró optimista sobre la salida de la crisis internacional y el futuro de Argentina, ¿mantiene esa posición?

- Bueno, hoy estamos parados frente a un par de semanas de incertidumbre, igual que en cualquier lado del mundo, antes de que haya elecciones. Tal como lo he venido planteando ya hay señales muy claras de que esta crisis tan dramática que vive el mundo está remitiendo y esto tiene que tener consecuencias efectivas para la Argentina, tanto en la demanda externa como en la mejora de los precios de los productos que vendemos. Varias veces dije que esta crisis no iba a sobrepasar este año.

- ¿Con eso alcanza?

- No, claro que hay que ayudar esa situación con políticas locales que refuercen el tema de la confianza. Ese es el punto problemático, que está frenando el dinamismo en las inversiones y provocando la salida de capitales.

- ¿Cómo se reconstruye la confianza? Está claro que no alcanza con un discurso o con una ley…

- El tema de la confianza es muy complicado, pero tiene un factor encadenado que es de la predecibilidad. Ahora, pocos días antes de las elecciones, estamos preguntándonos qué sigue después. Cuando se vote, cuando se culmine ese proceso, vendrá el adónde vamos. Le reitero que, con la salida de la crisis internacional, hay una oportunidad. Cualquiera sea el resultado de las elecciones, gane o pierda el oficialismo, el gobierno va a tratar de aprovechar esa oportunidad.

- ¿Por ejemplo?

- Con los hold outs, con los que quedaron afuera del canje. Aunque sean fondos buitres, como se los llama, es mejor negociar con los buitres con el estómago vacío y no cuando tienen la panza llena. Es más fácil llegar a un acuerdo y salir del tema que para la Argentina es un problema, un obstáculo. La expectativa es que, después de las elecciones, se enuncie una política, y cualquiera sea el resultado, se lleve cabo y permita armar proyectos de largo plazo.

- En la Argentina los largos plazos parecen circunscribirse a cuatro años…

- Cuando hay posibilidades para los individuos, las empresas, los inversores, de tener planes de largo plazo la confianza se reestablece. Esa posibilidad de prever, de planificar, y la vuelta de la confianza van de la mano. Estoy optimista respecto de que la crisis internacional no se prolongará más allá de este año. Ahora estamos en un compás de espera… Vamos a ver qué pasa.

- ¿Está cauto u optimista?

- Si no fuera optimista no estaría metido donde estoy, en el Hipotecario, embarcado en esto de tratar de reconstruir el mercado del crédito a largo plazo en el país. Es fundamental para la Argentina lograr eso.

- ¿Usted tomaría un crédito hipotecario de estas líneas?

- Sí, en estas condiciones que los estamos ofreciendo, sí. Son para un proyecto concreto. Estamos buscando cómo financiar más. Hay una alianza estratégica con Anses, hay que buscar otras alternativas.

Comentá la nota